Clausura de la Semana Vocacional

0
180

Del 4 al 11 de no­viembre estuvimos celebrando la Semana Vocacional, un espacio que nuestra Iglesia de República Domini­cana dedica para la promoción de los di­versos estilos de vida cristiana al sacerdocio, a la vida religiosa y consagrada, en el contexto de este mes de noviembre que es el mes de la familia.

Durante este espacio los seminaristas, religiosas y quienes trabajan en la Pastoral Vocacional, visitan los colegios, escuelas y parroquias promoviendo las vocaciones, ha­ciendo la invitación a los jóvenes y adolescentes, para que no tengan miedo de res­ponder al llamado de Dios.

En nuestra Arqui­diócesis de Santiago tuvimos la apertura de esta Semana Vocacio­nal, el domingo 4 a las 8:00 de la mañana, con una Eucaristía en la Catedral Santiago Apóstol, presidida por Mons. Tomás Morel, Obispo Auxiliar. Estu­vieron presente todos los alumnos del Semi­nario San Pío X y religiosas de las diversas congregaciones que están en Santiago.

En su homilía, Monseñor Tomás esti­mulaba a las familias a acoger con alegría cuando el Señor invita a uno de sus hijos para que responda a la llamada que les hace para servirle como sacerdo­tes, como consagrados o consagradas.

De igual manera, Mons. Tomás resaltó cómo han de cultivar los jóvenes la escucha atenta a la voz de Dios, él habla a través de muchísimos me­dios, pero por el bullicio interior y exterior a ellos, esta voz muchas veces no es escuchada.

La siguiente actividad fue la Expo-Feria Vocacional que se rea­lizó en el Politécnico Nuestra Señora de las Mercedes, el miérco­les 7, durante toda la mañana, con la presencia de los jóvenes de los colegios y liceos del centro de la ciudad y de otros lugares. En­tre la algarabía y las canciones de los grupos Ritmo Santo, Joan Rosario y Marvin Nú­ñez, los jóvenes presente disfrutaron de un hermoso encuentro, donde las religiosas y los seminaristas iban exponiendo cómo ha actuado el Señor en sus vidas y como ha sido su respuesta a esta llamada de Dios.

También en este en­cuentro Mons. Tomás Morel estuvo presente y dio un hermoso mensaje a los jóvenes quie­nes escucharon atentamente los consejos de abrir el corazón a la acción de Dios y de no tener miedo de responder y entregarle la vida al Señor.

Durante toda la semana, los seminaristas estuvieron en di­versas parroquias de Santiago, visitando los liceos y los grupos de Pastoral Juvenil y de adolescentes, teniendo encuentros y charlas con ellos.

Todo esto para que no sea extraño a los jó­venes cuando se escu­che hablar de voca­ción, creando lo que el Papa Juan Pablo II tantas veces repetía, una cultura vocacional, en la que todos los cristianos estamos comprometidos, orando y motivando a aquellos que ya han sentido la llamada y haciendo la invitación a quienes todavía no la han escu­chado, para que pue­dan descubrir lo que Dios quiere de cada uno.