Cáritas Arquidiocesana de Santiago 58 años de servicio a los más empobrecidos

0
96

 

En el marco de los 58 años de servicio en nuestra Arquidiócesis de Santiago, colaboradores de Cáritas Arquidiocesana de Santiago recibieron el reconocimiento del “pin de antigüedad” sir­viendo con amor, por sus más de 5 años de servicio en la institución.

Fueron reconocidos encargadas de boticas, coordinadores de programas, médicos, mensajeros, ­coci­neras, voluntarios, contado­res, miembros del Consejo, entre otros; en agrade­cimiento por su ininterrum­pida labor, dedicación y res­ponsabilidad en una institución que ha hecho opción prefe­rencial por los más necesitados durante 58 años.

El personal de Cáritas Arquidiocesana de Santiago junto al Consejo Directivo y Madrinas colaboradoras permanentes de nuestros centros infantiles, se reunieron en la Eucaristía oficiada en la Catedral Santiago Após­tol, el jueves 19 de septiembre a las 6 de la tarde, para dar gracias a Dios y hacer entrega de los pines a los colaboradores que cum­plieron 5, 10, 15, 20, 23 años de servicio continuo.

En total son 74 colabora­dores, entre personal admi­nistrativo y del programa Salud Integral, Infancia Feliz, Aguas Cáritas y For­mar en Valores, quienes recibieron con agrado esta distinción, al ver cómo la institución reconoce su entrega y lealtad a nuestros principios cristianos. La de mayor tiempo de servicio es la colaboradora Dra. Carmen Aura Rodríguez Peralta con 23 años de labor inin­terrumpida en el programa Salud Integral.

El presidente de Cáritas Arquidiocesana de Santiago Diác. Yani Díaz, con 20 años de servicio, destacó el propósito de esta actividad para que los colaboradores sepan lo importantes que son para la institución y que va­loramos sus aportes, pues po­demos contar con un re­curso humano con características cristianas, morales y éticas que muestren el rostro de nuestro Señor desde su área de servicio, alentándolos a que continúen cui­dando el Don de Servir, como recordó nuestro Arzo­bispo Mons. Freddy Bretón en la homilía, ser ejemplo de servir con amor sin distinción y con entrega total. Destacando, además, que todos son importantes en la labor que realizan en la institución: Desde el más elevado puesto hasta el más humilde.

Reconocemos y honra­mos a todas y todos los que han colaborado al bien común a través de tantos años y pedimos bendiciones abundantes, a todos los que con su servicio de amor hacia los demás, han cons­truido esta obra que es Cáritas.