Monseñor Hugo Eduardo Polanco Brito: Promotor Incansable de las Vocaciones Sacerdotales Nacimiento del Seminario Menor San Pío X

1
442

 

Dos de los rasgos fundamenta­les de la rica biografía de Monse­ñor Polanco son, no cabe duda, su gran amor a la educación y la promoción incansable de las vocacio­nes sacerdotales, aspectos a los que brindó impulso decisivo con su notable empuje y dinamismo pastoral al frente de la entonces Diócesis de Santiago, hoy Arqui­diócesis.

En su edición del 19 de julio de 1959, el Semanario “Fides”, órga­no de la Arquidiócesis de Santo Domingo, en titular de primera plana, anunciaba: “Diócesis de Santiago emprenderá la construcción de un Seminario Menor”.

En la ocasión, Monseñor Polan­co dirigió al clero y la feligresía de la Diócesis, la Circular No. 13, ­titulada “Bendición de la primera piedra del Seminario Menor y Centenario de la muerte del Santo Cura de Ars”. En la misma señalaba: “A los Rvdos. Curas Párrocos, Religiosos y fieles todos de la Diócesis, bendición en el Señor:  el 9 de agosto de 1859 fallecía en Ars su Santo Cura, que durante años había dado el alto ejemplo de una vida sacerdotal enteramente dedicada a la salvación de las almas.

Jesucristo Nuestro Señor pare­cía pasar entre las multitudes cuando San Juan María Vianney se deslizaba como a escondidas entre los miles de fieles que acu­dían a oírle, a asistir a misa, a confesar sus pecados… En él podría repetirse, con verdad, la palabra de San Pablo Apóstol cuando afirmaba que el sacerdote es “otro Cristo”.

Ante los maravillosos ejemplos que él nos dio, la Santa Madre Iglesia lo ha proclamado “Patrono de los Párrocos”, con el noble fin de que todos los sacerdotes dedicados a la vida parroquial puedan mirarse en el espejo límpido de la vida cristiana.

No podemos dejar pasar esta fecha centenaria sin dedicar un re­cuerdo, salido del corazón, al San­to Cura de Ars, cuyo nombre, con cuyo nombre se honran dos parroquias del país.

Con este fausto motivo la Pa­rroquia del Santo Cura de Ars en esta Ciudad Episcopal celebrará un solemne Quinario, en el cual cooperarán todas las parroquias de la Ciudad, sobre todo en el acto nocturno. Y además, en la mañana del 23 de agosto la Diócesis ofrecerá a Dios un nuevo sacerdote, que será ordenado en la Santa Iglesia Catedral.

En todas las demás parroquias de la Diócesis, se hará un Quinario pro Seminario, para preparar los ánimos en favor de la campaña pro-construcción del Seminario Menor, pues como recuerdo de este primer Centenario la Diócesis festejará alborozada la grandiosa ceremonia de la bendición de la primera primera piedra del Semi­nario Menor de Santiago, cuyas obras se iniciarán al día siguiente.

Para esta bendición me complazco en convocar todas las fuer­zas vivas de la Diócesis para dar­nos cita en el moderno “Estadio Leonidas Radhamés” (Hoy estadio Cibao), el domingo 23 de agosto, a las 5 de la tarde, para la solemne misa Prelaticia que será oficiada por S.E. Rvdma. el Señor Arzo­bispo Coadjutor de Santo Domin­go, Dr. Octavio Antonio Beras, quien fuera Administrador Apos­tólico de esta Diócesis a la cual guarda siempre paternal cariño.

Después de la bendición Papal, que será impartida en nombre de su S.S, se hará la bendición de la piedra que será el centro de toda edificación”.

Quisiera ver reunidas allí todas las congregaciones religiosas de Obispado, a todos los miembros de la Obra Diocesana de las Vo­caciones Sacerdotales, a los representantes de todas las órdenes de Hermanos y Hermanas, los alumnos del Seminario y el Clero, para unirse a la plegaria que todo el Episcopado hará aquel día por el éxito de la campaña pro Semina­rio, que ha de levantarse como un signo de la fe del pueblo dominicano, que desea darse sus propios sacerdotes “.

Continuará.

1 COMENTARIO