Andaban como ovejas sin pastor

0
127

DESDE LOS TEJADOS

Manuel P. Maza, sj.  • [email protected]

Marcos refiere que Jesús sintió compasión de las muchedumbres porque “andaban como ovejas sin pastor” (6, 30-34). En ­nuestros días, empleamos el término “pastor” para el liderazgo religioso. Pero Jesús usa el término “pastor” para referirse a todo tipo de liderazgo: social, político y religioso.

El pastor orienta, reúne y cuida las ovejas. Las encamina, como dice el salmo 22, “por sen­deros justos”, las acompaña en las “cañadas tenebrosas”, las saca “a las verdes praderas donde re­paran sus fuerzas”. Los malos pastores, dispersan a las ovejas y no les importa que perezcan (Jeremías 23, 1-6).

Quedémonos en República Dominicana, donde más de la mitad de nuestra población vive y muere “como ovejas sin pastor”. Nadie les exige a los ciudadanos lo que mejoraría su calidad de vida. Muchos dirigentes se limitan a dar, especialmente en las campañas. Las manos limosneras no siembran nada. ¿Dónde están los funcionarios que se arremangan las mangas para establecer cómo deben construirse los ranchos en un barrio marginado para que puedan entrar los bomberos o una ambulancia?

En Santo Domingo, no se pue­de caminar por las aceras donde mal existen, porque la autoridad competente no exige que se res­peten. Cualquier ciudadano puede ser atropellado por un motor en una acera, ante los ojos indiferentes de agentes pagados con impuestos, que no financiarán ni su hospital ni su caja de muerto.

Si a los campesinos se les dijera qué sembrar, si se les apo­yase para mercadear su producción, protegiéndolos de los tibu­rones intermediarios, la agricultura mejoraría. Si los ayunta­mientos limpiasen y exigiesen la limpieza de las cunetas de las ­carreteras, el país se ahorraría millones en vidas y asfalto.

Durante la pandemia, los dirigentes nacionales nos han exigido responsabilidad para asegurar la salud de todos. ¡Excelente paso! Ojalá sigamos por ese camino de pastorear, exigir res­ponsabilidades y sancionar.