59.2 % de católicos en Republica Dominicana

0
190

Debemos de estar al tanto, que la semana pasada, el periódico di­gital Acento publicó una encuesta que ellos encargaron al Centro Económico del Cibao, realizada del 19 al 21 de enero. La encuesta incluyó un levantamiento de datos sobre la religiosidad, la militancia religiosa del pueblo dominicano.

La encuesta revelaba que el 59.2% de los dominicanos son ca­tólicos, el 19 evangélicos (el 2.5 adventistas, 0.7 testigos de Jehová, 0.3 mormones ), el 16.6 dicen no militar en ninguna iglesia y el 1.8 no sabía dar respuesta.

La encuesta confirma una tendencia que se manifiesta desde hace bien tiempo, y no solo en la Iglesia católica sino en casi todas las llamadas religiones tradicio­nales históricas (católicos, anglicanos, adventistas, evangélica do­minicana) desde las décadas fina­les del silgo XX.

En el caso dominicano es evidente. La primera encuesta que se levantó en el país fue en 1920 y re­velaba que los católicos represen­taban el 98.6 % de la población y que los protestantes eran 11,929, un 1.3 % y ubicados en las zonas geográficas vinculadas al comercio exterior y a la mano de obra extranjera importada para el corte de la caña, se refiería a San Pedro de Macorís, Samaná, Puerto Plata y El Seybo.

Un próximo estudio que vamos a usar es una encuesta Gallup para el servicio de la embajada americana en el 2006. Informaba que los católicos eran el 69.9 %, pero distinguía que 39,8 son practicante y el 29.1 no lo son. Los protestantes, según sus diferentes grupos cons­tituían el 18.2 y los no creyentes el 10.6.

Estas tres fuentes de datos revelan primero la razón numérica. Las diferentes confesiones religiosas se van distribuyendo el universo de personas.

Segundo, distinguía entre practicantes y no practicantes. Como es lógico el mayor número de no practicante están en las filas cató­licas por ser la numé­rica y la más tradicional. Pero también entre los nuevos protestantes hay ya no practicantes.

Tercero, evidencia la fragmen­tación de las iglesias protestantes que ellos no tomarían mucho en cuenta por su respeto a la libertad del libre examen bíblico. Pero, también entre católicos hay una diversidad de corrientes teológicas y formas pastorales. Aunque se debe tener muy presente que la unidad es un valor y un signo evangélico.

Cuarto, el número creciente de personas sin militancia religiosa, lo que se llama secula­rizadas.

Y quinto, un dato que no recogen estas encuestas son las perso­nas asimiladas a religiones orientales (judaísmo, islamismo, budismo ) y sincréticas (cienciología ).

Lo que daríamos particular im­portancia es a la opción religiosa personal, a la capacidad de dar ra­zón de la fe, a la concordancia entre profesión de fe y de vida co­herente. Y a la opción religiosa y a la construcción de la sociedad.