Vivir al servicio de Dios es maravilloso, pero si es una vida larga y bendecida aún más

0
149

 

Angélica Gutiérrez (cariñosamente Doña Nena) perteneciente a la comunidad parroquial de San Isidro Labrador, en Canca la Piedra, Tamboril, Santiago; nació el 2 de agosto de 1919 en Puerto Plata. Recientemente cumplió 101 años, una edad a la cual muchos quisiéramos llegar.

Desde joven asis­tía mucho a la iglesia, tanto así, que muchos niños de su pueblo eran sus ahijados y ella les hacía ropas, viviendo muchos contratiempos durante la conocida éra de Trujillo.

Su esposo enfermó durante 20 años y ella fielmente lo cuidó hasta que falleció. Luego se mudó al sector de Pekín, Santiago, don­de seguía manteniendo su fe cristiana, tanto así que escuchaba e incluso cantaba la misa en latín, porque en esa lengua se proclamaba en aquel tiempo. Trabajó du­rante 18 años en la Catedral San­tiago Apóstol de Santiago de los Caballeros. Llegó a Canca la Piedra a finales de los años 90 y actualmente presta el servicio del ministerio de los enfermos, reza el rosario al principio de la Euca­ristía. Y si ofrecen tres misas al día, ella agarrada a su bastón va a asistir a cada una con el poder de Dios.

¡Felicidades Doña Nena!