El 27 de febrero comenzará la nueva legislatura en el Congreso Nacional. Son muchos los proyectos de ley que serán sometidos y que esperan ser aprobados. Uno de ellos es la nueva ley, impulsada por la Cancillería, sobre la trata de personas, crimen que atenta contra la dignidad del ser humano.

Son millones de personas, sobre todo mujeres que pasan por esta triste situación en donde son usadas como esclavas. Son explotadas a nivel sexual y laboral. Las usan en la servidumbre doméstica y a otros para extirparles órganos. En pleno siglo 21 mirar este comportamiento de seres humanos contra otras personas da escalofríos. Y pensar que hay personas que están pasando por esta situación es un horror.

Esta realidad es una vergüenza para una sociedad que presenta avances gigantescos en la tecnología y la ciencia, y que todavía veamos personas viviendo en estado de esclavitud desdice del proclamado desarrollo.

Pero estamos claros, la pobreza, la marginalidad y la exclusión social es el terreno más fértil para que la migración forzosa sea aprovechada por inescrupulosos cuyo dios es el dinero.

Nuestro país no escapa a este fenómeno. Hace años que se ha venido denunciado casos de mujeres, sobre todo de zonas muy pobres, que están viviendo este drama.

Esperamos que pronto tengamos una nueva ley sobre trata de personas que impida estos hechos, y castigue a quienes se han convertido en verdugos de la dignidad humana.