-Ambiorix Jiménez, Génesis Mejía y José Soriano 

– José Soriano, Génesis Mejía y Ambiorix Jiménez

La llegada de internet marcó un antes y un después en nuestras vidas, sobre todo en la forma de comunicarnos con los demás, multiplicándose con la aparición de las redes sociales y las diferentes Apps de mensajería instantánea. Pero este avance radical e importante, también tiene aspectos negativos que nos afectan, como los problemas de dependencia y adicción a las redes sociales.

El mundo de las redes sociales alberga pequeñas comunidades, compuestas por personas interconectadas en base a sus intereses o relaciones interpersonales. Debido a esto, las plataformas y Apps que surgieron con el avance de las tecnologías han logrado conseguir un éxito innegable en la sociedad dominicana. Situación que ha dado origen a una epidemia adictiva en los jóvenes y adolescentes que están en edades vulnerables, caracterizadas por la impulsividad, afectando su salud física y mental. 

Para evitar este tipo de acción que separa a las familias, amistades y te aíslan del mundo, es bueno empezar  a reducir el uso del teléfono móvil, y hablar más con las personas de tu alrededor, limitando las notificaciones, estableciendo horarios para usar tus redes y si la situación se complica, busca ayuda con un profesional en el área. La verdad es que no debemos dar la vida por sentado y esperar a un después. 

La vida es incierta, muchachos. Si nos ponemos a ‘scrollear’ en nuestros dispositivos, veremos muchas noticias u otros contenidos que nos pueden causar pensamientos poco saludables. Por eso, debemos aprender a vivir en un balance entre lo digital, y el mundo real, pues pasar muchas horas en estos aparatos, nos hace perder la noción del tiempo.

Somos hijos de Dios, a él debemos acercarnos. Demos de compartir con él hermano y nuestros familiares como el Señor nos ha enseñado. Desconéctate, vive más y navega menos.