Septiembre: Mes de la Palabra de Dios

0
392

 

En nuestra Iglesia local septiembre inmediatamente nos lleva a la Biblia, pues desde hace muchos años venimos dedicando este noveno mes del año a la Palabra de Dios contenida en las Sagradas Escrituras. En este 2020 dominado por la pandemia del coronavirus, no debemos de obviar esta celebración y desde nuestras posibilidades vivir con intensidad este mes de la Biblia entre nosotros.

Pues somos hombres y mujeres de la palabra, algunos antropólogos y lingüistas sostienen que la etapa cultural de la humanidad comienza cuando el ser humano es capaz de articular algunas palabras, pues esto ha creado el dilema de si la cultura es la base de la lengua o es lo contrario, el asunto es que la palabra ya sea en cualquiera de sus vertientes: hablada, escrita, en las artes, etc., es un constitutivo muy importante en esta criatura de Dios que llamamos de forma genérica hombre, incluso el mismo Dios lo ha expresado así, ya que la comunicación suya con nosotros ha sido a través de la palabra, pues la revelación de Dios se ha hecho por medio de la palabra, pues la misma creación  brota de la palabra de Dios, de ese ´´hagase´´ que encontramos en los comienzos del mundo, y más adelante de ese llamado directo de Dios, por la palabra, al primer creyente en él: Abraham, y así con este hombre y otros, con el pueblo de Israel y por último con todos nosotros se ha mantenido el diálogo, la palabra de Dios hacia nosotros, y en su momento estas palabras divinas, a través de las mediaciones  literarias del hombre, se han puesto por escrito, han sido compiladas en el hermoso contenido que nos muestra la Biblia.

Por eso lo que podemos hacer es darle gracias a Dios por este maravilloso don que nos ha dado de comunicarnos por medio de la palabra, y de dejarnos su palabra en este libro, que alguien un día llamó: ´´El libro de los libros´´, pues más que un solo libro es un conjunto de libro, como una biblioteca, donde gran parte de lo pertinente al Dios que se nos revela por la palabra está ahí, y se constituye en camino y guía para seguir escuchando la voz de Dios, su palabra que sigue resonando entre nosotros, pues el Dios que seguimos no se ha ido, no se ha desmaterializado o desaparecido, sigue ahí, sigue aquí con nosotros, camina entre nosotros, nos sigue diciendo que hacer, no por sueños o visiones narcóticas o enfermizas, sino por su palabra contenida en este libro, que no hace de nuestra religión una religión del libro, sino que este está para iluminarnos y conducirnos al lugar desde donde Dios nos habla hoy y nos invita a actuar en consecuencia.

Por eso queremos invitar a toda la comunidad cristiana, aún en medio de la pandemia, a que celebremos con alegría y altura, y como dije: ´´en medio de nuestras posibilidades´´, este septiembre mes de la Biblia. Usualmente lo significamos haciendo pequeños monumentos a la Biblia en las parroquias y capillas, hagámoslo ahora en nuestras casas, que la presentación nuestra en facebook o páginas propia sea con una Biblia, realicemos lectio divina familiares, encuentros bíblicos virtuales por zoom o cualquier plataforma; en nuestras eucaristías y celebraciones de palabra presenciales motivemos el amor de nuestra gente hacia las Sagradas Escrituras, echemos manos a tantas cosas que hay en internet muy buenas como cursos bíblicos, talleres, estudios, etc., y también a materiales impresos sobre formación bíblica que hay entre nosotros y aprovechemos al máximo esta oportunidad que nos da el Señor de adentrarnos en su palabra contenida en este libro santo, en este Septiembre mes de la Biblia que  él nos regala.