Seminaristas de la Arquidiócesis de Santiago reciben Ministerios “Aquí estoy”

0
89

El pasado domingo 28 de julio, en la Santa Misa que se celebra a las 10:00am en la Cate­dral Santia­go Apóstol de la Ar­qui­diócesis de Santia­go, el señor Ar­zobis­po, Freddy An­to­nio de Jesús Bretón Mar­tínez le dio la acogida o el rito de Admissio ad ordines a dos seminaristas, otro fue ins­tituido como lector y cinco recibieron el ministerio del aco­litado.

Aquí estoy, fue la respuesta que dieron ocho jóvenes al ser llamados por sus nombres para manifestar públicamente sus deseos de seguir al Señor, asumiendo el compromiso de servir a Dios mediante la Iglesia.

Los admitidos fue­ron Yendy Jorge y Henry Abreu. Me­dian­te este rito, los jóvenes, luego de ser interrogados por el Arzobispo manifestando su intención de consagrar sus vidas al servicio de Dios y de los hombres a través del ministerio del orden, Mons. Freddy Bretón en nombre de la Iglesia les acoge como candidatos a los órdenes del diaconado y el sacerdocio.

Por otro lado, el seminarista Narciso Martínez, quien iniciará este año el segundo de teología, recibió el ministerio del lectorado, en el cual se le entrega la Sagrada Escritura con la finalidad de que la medite, viva y transmita. Andy Jorge, Bla­dis­mil Gar­cía, Eduard De Oleo, Héc­tor Nú­ñez y Ra­fael Peña recibieron el mi­nis­terio del acolitado.

En este rito se le entrega la patena y el cáliz utilizados en el Altar, como signo de la misión que se les confía de ayudar a los presbíteros y los diáconos en sus respectivos ministerios, distribuir la comunión en la Santa Misa, llevarla a los enfermos y tener la celebración de la Palabra en las comunidades.

El rito de admisión y los ministerios forman parte del proceso formativo de los ­se­minaristas, los cuales se le van otorgando de acuerdo a la etapa en la que se encuentren. La admisión, regularmente se otorga al candidato cuando va a iniciar la eta­pa de teología. Luego, conforme se vaya de­sarrollando la formación, se les confieren los demás ministerios, con la intensión de irlos preparando para la ordenación.

Oremos al Señor para que muchos jó­ve­nes continúen res­pondiendo a la invi­ta­ción que el Señor le hace de seguirle. Que puedan decir como el joven Samuel: aquí estoy Señor.

 

Pastoral Vocacional Arqui­dió­cesis de Santiago.