SEMINARISTA MENOR O ESTUDIANTE DE BACHILLERATO

0
168

INTRODUCCIÓN

He aquí, pues, episodios de la vida del Cardenal Beras, vividas por mí, que forman parte de Mis Memorias. Como les decía, algunos están cargados de buen humor.

Siendo aún seminarista menor, es decir, estudiante de bachillerato de 15 o 17 años, ya el Arzobispo Beras me conocía por mi nombre, se acercaba a mí, un muchacho, me hablaba y valoraba mis producciones literarias, que presentábamos en las Academias o Actos Públicos, a las cuales él asistía.

Debo reconocer que esa valoración de mis trabajos literarios, también me servía de estímulo, hasta el día de hoy. Así que, de adolescente ya, apreciaba su cercanía.