Salvemos la familia

0
184

Noviembre es el Mes de la Familia. El Movimiento Cursillos de Cristiandad siempre a la vanguardia escogió como tema para la re­cién celebrada Ultreya el pasado 7 de noviembre: Salvemos la fami­lia. La reflexión estuvo a cargo del padre Cata­lino Tejada, Vicario de la Pastoral Familiar de la Arquidiócesis de San­to Domingo.

La actividad se inició con la Santa Misa. Luego se hizo un reco­nocimiento al Padre Obispo el cual le fue en­tregado a través del señor Fernando Langa.

A continuación, el padre Catalino Tejada centró su charla en la cita bíblica “Sed sobrios y velad; porque vuestro adversario, el diablo, como león ru­giente, anda alrededor buscando a quien devorar”. (1 Pedro 5, 8).

¿Y de qué debemos salvarla? Explicó deta­lladamente el padre Ca­talino de múltiples flagelos como lo son el di­vorcio, hijos rebeldes, las adicciones como el alcohol, las drogas, la televisión, el celular, el internet, la pornografia entre otros. Y es que es evidente que Satanás dirige su ira a las fami­lias y a las vocaciones.

Debilidades y amenazas que desmenuzócon mucha claridad ante un auditorio atento y ávido de no solo entender la situación sino de defender a la familia. Fueron: el materialismo, el secularismo y las influencias negativas de los medios de comunicacion social.

Otras amenazas a la familia son:

Factores familiares de riesgo, patrones fa­miliares de consumo, desorganización fami­liar, conflicto familiar, violencia doméstica, falta de disciplina y su­pervisión, normas y casti­gos relacionados con el consumo de drogas poco estrictos, am­biguos o incoherentes, aislamiento social de la familia, elevado estrés en la familia.

La crisis que enfren­ta a la familia en el día de hoy en gran medida se debe a la falta de educación en el amor y en la sexualidad, y a la pérdida de la conciencia moral.

Pero nuestro charlis­ta invitado también hizo alusión a algunos virus que afectan a la familia y que la afectan gravemente tales como la po­breza, cuando muchas veces hace falta lo necesario para su bienestar generando inseguridad angustias y tristemente hasta violencia.

También la migra­ción, pues en la mayoría de las casas hay un largo período en que el hombre se va solo y la familia queda dividida, dejando como consecuencia el que haya mu­jeres solas con la carga del hogar e hijos que crecen sin la figura pa­terna. A eso agreguemos el que la soledad induce a la infidelidad y la familia queda rota.

Otros virus que está afectando a las familias son el machismo, el fe­minismo e ideología de genero, horribles tendencias que destruyen la concepción divina de Dios que quiso, y quiere a la familia compuesta por un hombre y una mujer, en que ambos se amen y respeten mutuamente y puedan así ser­vir de sostén de amor para sus hijos.

Habiendo analizado este tema con tanta cla­ridad, el padre Tejada hizo un llamado a de­fender la familia y a participar todos en la caminata Un paso por mi familia, manifesta­ción pública que ha de mostrar no solo en el país sino en el mundo que nuestro pueblo está enraizado en la familia y se debe cuidar y res­petar.