“Querer amar es amar”

0
92

Foucauld: “El Hermano Universal” 

Querer amar es amar”

El último domingo de cada mes nos encontramos para seguir conociendo uno de los grandes hombres de la Iglesia que marca camino a los cristianos del siglo XXI: Carlos de Foucauld: 1858-1916.

Su amor entrañable a Jesús lo lleva a imitarlo en su vida oculta en Nazaret. Y su amor martirial a los más pobres lo lleva al desierto del Sahara en Argelia para acompañar a los más pobres por él conocidos, los Tuaregs.

Quiere ser el amigo y hermano de todos.

Hace unos días celebramos el día del amor y la amistad.

El amor es la fuerza interior que impulsa a cualquier persona a las decisiones más radicales de la vida. Esto pasó en Carlos de Foucauld.

Fue amigo de creyentes y ateos, de cristianos y musulmanes, de hombres y mujeres. No tuvo fronteras en el amor y la amistad.

Hizo de estos dos valores un medio evangelizador. Para él era el primer paso: “cuando se quiere convertir a una persona, no es echándoles sermones, sino haciéndole sentir que se le ama”.

La amistad y el amor a todos lo llevaba a ser bondadoso con todos, acoger, escuchar, compartir lo que tenía.

Amar a los que me aman no es virtud. Ni tampoco amar esperando recompensa. El amor de amistad es el amor más limpio. Nadie ama más que el que da la vida por sus amigos, nos enseña Jesús y esto vivió Carlos de Foucauld.

He aquí algunas, entre sus tantas expresiones sobre el amor y la amistad.

“El amor consiste no en sentir que se ama sino en querer amar: cuando se quiere amar, se ama; cuando se quiere amar por encima de todo, se ama por encima de todo”. Lo importante es querer, tomar la decisión. Por eso afirma varias veces “querer amar es amar”.

Y recordando al apóstol Juan, afirma “amando a los hombres y mujeres es como se aprende a mar a Dios”.

“El que ama no desea pensar sino en el que ama, y porque ama, ama lo que ama el ser amado”.

La siguiente frase retrata el corazón grande de este gigante: “seamos los amigos de los que no tienen amigos”. Y recomienda a los que quieren hacer bien: “cuanto más amigos de todos sean, mejor podrán hacer bien a todos, mejor conocerán las necesidades de cada uno”.

Rompamos las fronteras de ­nuestro corazón, para no encerrar­nos en un amor y amistad con uno o con pocos, sino abrirnos al amor de amistad con todos y todas.