Por: Isabel Valerio Lora, MSC.                           Email:[email protected]

“Aunque las mujeres no somos buenas para el consejo, algunas veces acertamos”. Santa Teresa de Jesús.

La Psicología de la mujer hace referencia a cómo piensa, su forma de expresar lo que siente, la forma de comportarse,  de hablar, etc.

Una investigación realizada por psicólogos de la Universidad de Stanford, en California, Estados Unidos, y publicada en la revista Proccedings of the National Academy of Sciences, concluyó  que las mujeres tienen más regiones del cerebro cuya activación está relacionada con la evaluación de experiencias emocionales, por lo que  expresan más sus sentimientos,  tienen la facilidad para hablar de los sentimientos de los demás,  a través de escuchar y de dialogar con otros acerca de sus emociones, perciben  la belleza y se emocionan ante situaciones de la vida. Reflejándose esa actividad en el hemisferio izquierdo.

Louann Brizendine, neurobióloga de la Universidad de California, Estados Unidos, y autora del libro El cerebro femenino considera que  el cerebro de las mujeres tiene más neuronas espejo, que son claves para la empatía, o sea, para ponerse en el lugar del otro, de experimentar una emoción de compasión o ternura ante determinadas situaciones.  También señala, que la mujer tiene mejor memoria que el hombre; concretamente, memoria explícita y autobiográfica (de hechos vividos y recuerdos, fechas, cumpleaños, etc.), porque todo lo que realiza  le queda firmemente registrado en su hipocampo, que es como un disco duro.

La mujer habla más que el hombre y tiene mayor facilidad de entender el lenguaje no verbal cuando se comunican con ella. Eso fue corroborado por un estudio realizado por La Universidad de Maryland, Estados Unidos y publicado en la revista científica Journal of Science, en el cual se encontró que el cerebro femenino contiene niveles más elevados de una proteína llamada FOXP2, la que se conoce como proteína del lenguaje.

La mujer tiene mucha intuición o capacidad de extraer conclusiones rápidas y acertadas a situaciones o problemáticas concretas, aunque de forma no metódica ni planificada. En ella  se observan cambios en el humor, debido a procesos hormonales, que la llevan de la tristeza al enfado, en un periodo corto de tiempo.