PROTOCOLO CON ORIENTACIONES Y SUGERENCIAS PARA LA REAPERTURA GRADUAL DE LOS TEMPLOS CATÓLICOS CON PARTICIPACIÓN DE FIELES.

0
97

 

Santiago de los Caballeros

Miércoles 27 de mayo del 2020

 

 

Queridos Hermanos:

Solo unas palabras para presentarles el PROTOCOLO CON ORIENTACIONES Y SUGERENCIAS PARA LA REAPERTURA GRADUAL DE LOS TEMPLOS CATÓLICOS CON PARTICIPACIÓN DE FIELES.

 

Todos los Obispos de la República Dominicana elaboramos y aprobamos estas normas y sugerencias con la intención de ayudar en el proceso que actualmente vivimos en la pandemia del Coronavirus.

 

En cuanto a nuestra Arquidiócesis de Santiago, cuento de antemano con la comprensión de pastores y fieles en este delicado proceso de apertura.

 

Hago notar, desde el principio, que el presente Protocolo es amplio, pues tratamos de abarcar y detallar lo más posible, para que a nadie falte la debida orientación respecto a  los elementos involucrados en la etapa actual de desescalada de las medidas frente a la pandemia.

 

El punto principal que quiero resaltar es el siguiente:

Es compresible que pastores y fieles estén ansiosos por volver al culto y a las demás actividades eclesiales. Pero todavía debemos ser pacientes y acatar todas las medidas sanitarias emanadas de la autoridad competente, aunque restrinjan aun nuestra libertad de movimiento y de encuntro.

 

Los responsbles principales del presente proceso son los Párrocos. A ellos, en coordinación con Vicarios, Diáconos, Presidentes de asamblea, etc. compete velar por la buena marcha de estas etapas de aprtura. Lo diré de esta manera: quien se disponga a reabrir un templo debe asegurarse de que se haga de la manera debida, con el necesario Equipo de control de la entrada y la permanencia en el templo. Si en algún lugar se previera que no es posible mantener este control, es preferible posponer la apertura de dicho templo hasta que sea posible hacerlo de la manera indicada. En caso de que quieran consultar alguna cosa respecto al Protocolo, pueden hacerlo llamando a Mons. Tomás Morel y al P. William Arias, Vicario de Pastoral. Ellos me harán llegar lo que sea necesario.

 

Hemos contado, hasta ahora, con el auxilio de Dios durante esta prueba. Se han reforzado entre nosotros la familiaridad y la solidaridad hacia el prójimo. Oremos para que el Buen Dios siga asistiéndonos, y la Madre Santísima nos cubra con su manto.

 

En Jesús, Buen Pastor,

 

 

Freddy Antonio de Jesús Bretón Martínez

Arzobispo Metropolitano de Santiago de los Caballeros