Preocupación por nuestro Colegio de Abogados

0
97

 

En nuestro país hay más de un abogado por cada kiló­metro cuadrado. Soy uno de ellos. En cada fami­lia hay uno, aunque sea primo. A gro­so modo, por­que no tengo fuentes fide­dignas, somos unos 63,000, cifra que no tie­nen países que nos duplican en población. Somos parte esencial del sistema de justicia, por ello publico este artículo.

Desde hace tiempo el Co­legio de Abogados de la Re­pública Dominicana, CARD, pierde credibilidad entre no­sotros y en la sociedad. Ser indiferentes sería una irres­ponsabilidad. Un ejemplo: la legalidad de su directiva está cuestionada, pues su período ya se cumplió. El caso está en los tribunales.

Y esto se agrava por la crisis económica de nues­tro sector por culpa del COVID-19, donde el comportamiento de miembros directivos del CARD no ha ayudado a buscar soluciones razonables al serio problema. Una prueba son los desacertados ataques a la Suprema Corte de Jus­ti­cia. En vez de diálogo, se bus­có la confrontación.

De igual manera, si an­he­lamos avanzar, debemos pensar en lo posible más allá de los criterios políticos y parti­distas, enfocándonos en el Bien Común de nuestra cla­se, todo esto reconociendo la realidad gremial del CARD.

Otro aspecto delicado es la convocatoria a elecciones el próximo 1 de agosto, don­de se pretende elegir las auto­ridades del CARD. De intentar conti­nuar con este absurdo, se le provocaría mucho daño a nuestra institución, se estaría al borde de una pe­li­grosa división y tal vez surgirían innecesarios en­frenta­mientos. Esto no se puede permitir.

En ese sentido, propongo lo siguiente: 1.- Que con ca­rácter de urgencia se convo­que al Consejo Na­cional del CARD para que elija una Co­misión Na­cional Electoral imparcial que inspire respeto entre todas las partes, la cual estaría integrada por 4 re­pre­sentantes de los secto­res con incidencia en el CARD, todos juristas con sólidos criterios morales, siendo el quinto un juez de del Poder Judicial, quien la presidirá.

  1. Que se convoque de inmediato a elecciones el se­gundo sábado de septiembre de este año, siendo elegida la directiva hasta el mes de diciembre del año 2021, para luego volver a la normalidad con los períodos estatutarios de dos años.

3.- Que se promueva llevar una plancha de consenso o de unidad, compuesta por profesionales que dignifi­quen la toga y el birrete y sean genuinos representan­tes, colaboradores y defenso­res de los abogados y aboga­das de la República Domini­cana.

Definitivamente, necesitamos un nuevo CARD comprometido con la institucio­nalidad, la transparencia, el trabajo y el servicio eficiente a los profesionales del derecho; en resumen: es imprescindible un CARD sólido, por el bienestar de la patria. I haréis justicia.