Pastor y puerta

2
268

El guía bueno, se luce en el sendero difícil. Por eso, la Iglesia le aplica el salmo 22 a Jesús, “Aunque camine por cañadas oscuras, nada temo, porque tú vas conmigo: tu vara y tu cayado me sosiegan.”

A República Dominicana le tocará caminar por cañadas oscuras durante largo tiempo.  Hay aspectos de la vida nacional que han mejorado, pero otros muy básicos requieren un cambio radical. República Dominicana progresa en términos absolutos, pero media población vive relativamente mal respecto de sus necesidades elementales. Profesionales excelentes prefieren empezar desde cero en el extranjero a nuestro progreso desigual.

Nos tocará caminar por lo menos tres cañadas oscuras: primera, el enfrentar a todos los niveles los intereses particulares, que impiden el bien común. Segunda, exigir el respeto a la ley. Y tercera, un nuevo tipo de liderazgo que responsabilice a cada persona y entidad de sus deberes y derechos. Para implementar estas medidas necesarias, habrá que caminar por cañadas oscuras. Considere estos ejemplos: el día que aquí se quiera organizar la Frontera, cobrar la electricidad y regular el tránsito,  buscando el interés de las mayorías, los que ahora se benefician del caos existente, recurrirán a la violencia. Si se implementa la transparencia en la ejecutoria del presupuesto, muchos barrilitos, “clientes”  y “botelleros” se verán perjudicados.

¿Qué liderazgo permitirá caminar estas cañadas oscuras del conflicto? El Evangelio (Juan 10, 1- 10) nos da pistas presentando a Jesús como “El Buen Pastor” Nada de robos ni manejos turbios. Actuar con transparencia, con apego a la ley y no con subterfugios para descarrilarla. Caminar delante de la ciudadanía dando ejemplo. Un liderazgo de “puerta abierta” que permita acceder a las oportunidades sin comisiones; que apoye el ahorro de los pobres, y no los regalos interesados.

A cañada oscura, un pastor que saque a camino.

 

Pie de ilustración

No al engaño, sí a la vida.

2 COMENTARIOS