Padre Duván dejó todo hace 25 años para servir al Señor

0
207

Hace pocos días, el padre Duván López Castro celebró sus 25 años en el sacerdocio, 20 de los cuales ha servido en la Diócesis de San Juan de la Ma­guana. Su presencia entre nosotros es gracias al acuerdo de coope­ración entre los obispos Flavio Calle, de Colombia, y monseñor José Grullón, de la Diócesis de San Juan de la Maguana.

El padre Duván nació el 5 de julio de 1967, en Son­són, Río Negro, fruto del matrimonio de Noé Antonio López y la señora María Feliciana Castro.

Recibió la ordenación del presbiterado el 20 de noviembre de 1993, de ma­nos de monseñor Calle, ha­biendo realizado los estudios filosóficos y teológicos  en el Seminario Nacional Cristo Sacerdote, de La Ceja, en Colombia.

Trabajó en las parroquias San Luis Gonzaga, en San Luís, y Nuestra Señora del Carmen, en El Carmen, de Viboral en Colombia, antes de venir en misión a Re­pública Dominicana.

Padre Duván se ha hecho tan azuano como es colombiano, en el servicio a Dios y a los hombres, desde que llegara a República Domi­nicana, asignado por Mon­señor José Grullón, primero a la parroquia Sagrado Co­razón de Jesús, en La Bom­bita, de Azua, atendiendo pastoralmente de manera simultánea a la parroquia Nuestra Señora de Lourdes.

En La Bombita desarro­lló una labor pastoral encomiable, integrando a todos los sectores en un plan de comunión e­clesial, incentivando la corresponsabilidad lai­cal, promoviendo la vida sacramental del cristiano y construyendo un ambiente de paz, en uno de los secto­res que acusaba mayor conflictividad social en la his­tórica provincia, situada en el extremo oriental de la Diócesis de San Juan de la Maguana.

Impulsó el trabajo pasto­ral y social a niveles sin pre­cedentes, lo­grando una diligente articulación de los Consejos.

Empero, el rasgo más significativo, realmente trans­formador de la conciencia de las gentes de La Bombita, ha sido la participación comunitaria en las celebraciones sacramenta­les, sobre todo en la celebra­ción litúrgica, que se ha convertido bajo su guía en comunión y fiesta.

Su liderazgo en el ámbito eclesial adquiere significativos ribetes de auténtico liderazgo so­cial, asumiendo un gran activismo en las mejores causas de la ciudad de Azua.

Ha servido con la misma entereza y fructíferos resultados en la parroquia El Buen Pastor, en donde des­plegó una significativa identificación y grado de compromiso, que lo llevaron a reconstruir con mayor di­mensión el templo, para que pudiese atender la demanda de una feligresía en creci­miento.

Al mismo tiempo, ha resultado de gran relevancia su capacidad de administración en las parroquias San Isidro Labrador, de Estebanía, La Milagrosa, en Las Charcas y en Nuestra Señora de Los Re­medios, donde Monseñor Grullón le ha confiado sus nuevos servicios pastorales como ­pá­rroco desde el mes de agosto pasado y es, además, el ­representante diocesano ante el Ordinariato Castrense.

Felicidades a ese co­loso de la fe que es el padre Duván López, en la celebración de sus Bodas de Plata en el sa­cerdocio, y a la provincia de Azua, por acoger como suyo a un sacerdote que dejó todo en Colombia, para venir a servir fielmente entre nosotros.

………..

El padre Duván impulsó el trabajo pastoral y social a niveles sin precedentes, logrando una diligente articulación de los Consejos.