Oraciones misioneras y bienestar

0
496

Entender lo que plantea (Deus caritas est, 36), “Quien reza no desper­dicia su tiempo, aunque todo haga pensar en una situa­ción de emergencia y parezca impulsar sólo a la acción”.

Toda la Iglesia está llamada a contribuir al desa­rrollo de la misión con una colaboración activa, pero es evidente que no todos los cristianos están llamados a realizar una actividad mi­sionera específica (o acción misionera), co­mo es el caso de los que están impedidos debido a su enfermedad, o su avanzada edad.

No obstante, existen otras maneras de participar de la misión universal de la Iglesia. Una de ellas es la Coope­ración Misionera.

La Cooperación Mi­sio­­nera, es la manera de pro­yectarse efectivamente ha­cia la misión universal, des­de el propio lugar, porque parti­cipa y colabora activamente con la misión universal de la Iglesia, tanto en la misión como en la evangelización.

Esta cooperación misio­nera se realiza principalmente de dos maneras:

  • Cooperación Es­pi­ri­tual: Dice Juan Pablo II en Rmi 78: “Entre las formas de participación, el primer lugar corresponde a la co­operación espiritual: ora­ción, sacrificios, testimonio de vida cristiana”. La ora­ción y el sacrificio ofrecido por los misioneros, son el motor de la misión y la fuente de gracias y fuer­za para los misioneros.
  • Cooperación Ma­te­rial: La colaboración con dinero u otros bie­nes, cons­tituye un apor­te fundamental para el sostenimiento de las mi­siones y los misio­neros. El segundo fin de semana de Octubre, se promueve la colecta de la DOMUND (Jornada Mun­dial de las Misio­nes) para ayudar a sos­tener las misio­nes en todo el mundo.
  • En Mateo 9, 37-38: “La mies es mucha, pe­ro los obreros po­cos. Rue­guen, pues, al dueño de la mies que envíe obreros a su mies”.

Los rasgos caracte­rísticos de la oración misio­nera son los si­guientes:

  1. Es Trinitaria: La oración del misionero se dirige a la Trinidad, se diri­ge principalmente al Padre, fuente y origen de la misión de la Iglesia, a Jesucristo, de cuya misión somos continuadores, y al Espíritu Santo, protagonista de la misión.
  2. Es bendición, adoración y alabanza: A tra­vés de su oración totalmente desinteresada.
  3. Es acción de gracias: En su oración, el misionero no se cansa de dar gracias a Dios por la vida recibida.
  4. Es petición e intercesión: A través de la oración, el misio­nero muestra conciencia de su relación con Dios.
  5. Es Universal: El mi­sionero es el “herma­no universal” que presenta a Dios su oración por los hombres y muje­res de los cinco continentes que no conocen a Dios.
  6. Es eclesial: A tra­vés de la oración, el mi­sionero se une a toda la Iglesia que ora.
  7. Está centrada en la Palabra de Dios: Es muy importante que el misionero adquiera el hábito de leer la Palabra de Dios contenida en la Biblia.
  8. Es confiada y espe­ranzada: El misio­nero sabe que su ora­ción es escuchada y será atendida, y por ello es vivida con una actitud de esperanza y confianza filial.

Es valor por todos noso­tros que la MBC rinda sus frutos para que Dios nos ilumine en todos los aspectos de la vida de nuestra Repú­blica Dominicana.