Mesar y Pedernal • Moneda

0
185

El verbo mesar es absolutamente desconocido en el habla común de los habitantes de Rep. Dominicana. Si alguien lo usa será por los estudios realizados o quizá por descender directamente de españoles emigrados. A pesar de su sonido, no tiene nada que ver con mesa ni con comer.

Nor­malmente, en nuestro país escuchamos el verbo mesar solo una vez al año, durante la Cuaresma, cuando en las iglesias se lee el texto del profeta Isaías que pondré a continuación. En dicho texto aparece también otro término que conviene destacar, y es pedernal.

“El Señor me abrió el oído; yo no me resistí ni me eché atrás: ofrecí la espalda a los que me golpeaban, las mejillas a los que mesaban mi barba; no me tapé el rostro ante ultrajes ni salivazos. El Señor me ayuda, por eso no sentía los ultrajes; por eso endurecí el rostro como pedernal, sabiendo que no quedaría defraudado.” (Is 50, 5-7).

 

Mesar:

Arrancar o estrujar el ca­bello o la barba con las ma­nos: se mesaba el cabello de la rabia que tenía. Eti­mología: Voz patrimonial del latín vulgar messare ‘segar’, derivado de messis ‘mies’; la voz se ha especia­lizado en su aplicación a los cabellos o barbas.

 

Pedernal:

1- Piedra muy dura formada principalmente por sílice y que al romperse for­ma unos bordes muy cortan­tes: el pedernal produce chispas cuando es golpeado. Sinónimo: sílex.

2- Cosa de gran dureza, material o inmaterial: este panes un pedernal, no hay quien se lo coma; tiene un corazón de pedernal. (Para ambas palabras: Gran Dic­cionario Vox de la lengua española).

Muchos de nosotros ju­ga­mos en nuestra infancia, sacando chispas con estas piedras, pero el nombre pe­dernal sólo ha quedado como topónimo (Peder­na­les), para designar una pro­vincia del suroeste del país.

Moneda

Moneta era un apelativo de la diosa romana Juno: “Juno moneta”. Es decir, Juno ‘la consejera’ (del ver­bo moneo, mones, mone­re). Como junto a su tem­plo se acuñaba el dinero, moneta pasó a significar moneda, dinero, cuño (monetario). De ahí viene al castellano, moneda, monetarizar, mo­nedero, monetario, etc. La palabra moneta entró al In­glés Antiguo como mynet, que pasó luego a ser mint (cuño monetario, casa de la moneda) y al Francés Anti­guo como moneie; la pala­bra moneie pasó de nuevo al Inglés como moneye, llegando a ser la palabra mo­ney, una de las pocas pa­la­bras de ese idioma, conocida por todos los limosneros y cambistas de alguna ciudad, aunque jamás hayan oído hablar de Juno Mone­ta.