Marcos Antonio Peña Pérez Pasó por la vida haciendo el bien

0
120

Marcos Peña, nace en Baitoa, el 25 de abril de 1928, para ese enton­ces una pequeña aldea de Santiago. En 1948, se traslada a Jarabacoa con fines de realizar labores relativas al tabaco, con el comerciante Miguel María Castillo (Guelín), donde trabajó activamente en diferen­tes áreas, adquiriendo allí su habilidad y des­treza para los negocios.

Con el transcurrir del tiempo se independizó, instalando su ne­gocio propio, un vento­rrillo para la venta, principalmente de víveres, posteriormente, un colmado-cafetería, que con el trabajo tesonero y el ahorro fue creciendo económicamente.

Ocho años de su llegada, en fecha 26 de mayo de 1956, contrae matrimonio con Zenai­da Durán, oriunda de La Piña, Jarabacoa; y con quien procrea 10 hijos. Tanto ella como sus hijos fueron pilares para la formación de diversos negocios y empresas.

Entre sus principales empresas, instala la “Factoría Yaque”, dedicada a la compra, procesamiento y venta de café y arroz, llegando a ser el primer exportador de café de la Provincia de La Vega. Paralela­mente con el trabajo y los negocios de Zenai­da, fueron creciendo y adquiriendo propieda­des aptas para incursio­nar nuevos negocios como la ganadería para producción de leche. Cabe hacer mención del apoyo y amistad de personas luchadoras y no­bles de Jarabacoa que contribuyeron en el de­sarrollo económico y/o co-participaron en la formación de clubes e instituciones de bien social y comunitario como lo fueron: Guelín Castillo, Polo Abréu, Juan Pablo Sierra (Don Negro), Cundo Marte, Belarminio Ramírez, Lulo Jiménez, Rogelio Genao Zarzuela, Nelito Ramírez, Manolito Quezada y tantos otros.

Sus quehaceres personales, familiares y so­ciales, enmarcados siempre en valores hu­manos como la humildad, el trabajo, el servicio a los demás, la fe cristiana, honestidad y respeto, dedicación, en­trega, cooperación, ayu­da y participación co­munitaria. Sobre esos y otros valores se funda el nombre de Marcos Peña.

Como parte de su activa vida social, Mar­cos Peña fue: Fundador y varias veces presidente del Club de Leo­nes de Jarabacoa; Pa­drino del Club de Leo­nes de Constanza; Co-fundador del Bene­mé­rito Cuerpo de Bom­beros; Co-fundador de la Universidad Agrofo­restal Fernando Arturo de Meriño (UAFAM), Miembro Fundador y de Apoyo del Centro de Rehabilitación, Socio-Fundador de la Asocia­ción de Ganaderos, Miembro del Consejo de Directores de la Aso­ciación La Vega Real, presencia activa en la lucha por la Defensa del Río Yaque, respaldo y apoyo al béisbol amateur y cooperador de los eventos deportivos or­ga­nizados por los Sale­sianos, apoyo a las ligas de Softball, por cuyo reconocimiento la Liga de Pedregal lleva su nombre, “Liga Marcos Peña”. Regidor y Presi­dente de la Honorable Sala Capitular del Ayuntamiento de Jarabacoa período 78-82.

El hogar de la fami­lia Peña Durán ha sido albergue para familiares, amigos, personas que temporalmente transitan nuestro pueblo y que tienen nobles ideas en aras de una mejor comunidad, sa­cerdotes, por qué no mencionar al Padre Chelo, quien sintió y vivió en su corazón la presencia y el calor de un hogar, de una fami­lia.

Los hijos y nietos, profesionales en las áreas administrativas, de ingeniería, médicas y letras. Han ocupado po­siciones administrativas y gerenciales en bancos, negocios, oficinas de servicios, cargos en ins­tituciones sociales, en fundaciones de apoyo a actividades culturales, religiosas y de desarro­llo. Fundadores de di­versos negocios, por citar: Agua Peña Her­ma­nos, Almacenes Che­co, en Santiago, Super­mercado Pueblo, Agen­cia de Viajes Pueblo, Ingeniería Peña, S.R.L., Marcos Peña & Cía, CxA.

Marcos Peña fue, sencillamente, un hombre de bien, de trabajo, de palabra, consejero y amigo. Para él la fami­lia es de gran valor para el crecimiento sano de una sociedad y su filosofía se describe con el si­guiente pensamiento: ‘No hay familia perfecta, desde luego, la familia es la familia”.