La vida económica. Aspectos bíblicos

0
86

a) El hombre, pobreza y riqueza

323 En el Antiguo Tes­tamento se encuentra una doble postura frente a los bienes económicos y la riqueza. Por un lado, de aprecio a la dis­po­nibilidad de bienes materiales considerados necesarios para la vida: en ocasiones, la abundancia –pero no la riqueza o el lujo– es vista como una bendición de Dios. En la literatura sapiencial, la pobreza se describe como una consecuencia negativa del ocio y de la falta de laboriosidad (cf. Pr 10,4), pero también como un he­cho natural (cf. Pr 22,2). Por otro lado, los bienes económicos y la riqueza no son condenados en sí mismos, sino por su mal uso. La tradición profética estigmatiza las estafas, la usura, la explota­ción, las injusticias evidentes, especialmente con respecto a los más pobres (cf. Is 58,3-11; Jr 7, 4-7; Os 4,1-2; Am 2,6-7; Mi 2, 1-2). Esta tradición, si bien considera un mal la pobreza de los oprimidos, de los débiles, de los indigentes, ve también en ella un símbolo de la situación del hombre delante de Dios; de Él pro­viene todo bien como un don que hay que administrar y compartir.
324 Quien reconoce su pobreza ante Dios, en cualquier situación que viva, es objeto de una atención parti­cular por parte de Dios: cuando el pobre busca, el Señor respon­de; cuando grita, Él lo escucha. A los pobres se dirigen las pro­mesas divinas: ellos serán los he­rederos de la alianza entre Dios y su pueblo. La intervención salvífica de Dios se actuará mediante un nuevo David (cf. Ez 34,22-31), el cual, como y más que el rey David, será defensor de los pobres y promotor de la justicia; Él establecerá una nueva alianza y escribirá una nueva ley en el corazón de los creyentes (cf. Jr 31,31-34).
La pobreza, cuando es aceptada o buscada con espíritu religioso, predispone al reconoci­miento y a la aceptación del orden creatural; en esta perspectiva, el « rico » es aquel que pone su confianza en las cosas que posee más que en Dios, el hombre que se hace fuerte mediante las obras de sus manos y que confía sólo en esta fuerza. La pobreza se eleva a valor moral cuando se manifiesta como humilde disposición y apertura a Dios, confianza en Él. Estas actitudes hacen al hombre capaz de reconocer lo relativo de los bienes económicos y de tratarlos como dones divinos que hay que administrar y compartir, porque la propiedad originaria de todos los bienes pertenece a Dios.