La formación en esta área es necesaria

0
70

549 La doctrina social de la Iglesia debe entrar, como parte integrante, en el camino formativo del fiel laico. La experiencia de­muestra que el trabajo de formación es posible, normalmente, en los grupos eclesiales de laicos, que responden a criterios precisos de eclesialidad: 1148 «También los grupos, las asociaciones y los movimientos tienen su lugar en la formación de los fieles laicos. Tie­nen, en efecto, la posibilidad, cada uno con sus propios métodos, de ofrecer una formación profundamente injertada en la misma experiencia de vida apostólica, como también la oportunidad de completar, concretar y espe­cificar la formación que sus miembros reciben de otras personas y comuni­dades».1149 La doctrina social de la Iglesia sostiene e ilumina el papel de las asociaciones, de los movimientos y de los grupos laicales comprometidos en vivificar cristianamente los diversos sectores del orden temporal: 1150 «La comunión eclesial, ya presente y operante en la acción personal de cada uno, encuentra una manifestación espe­cífica en el actuar asociado de los fieles laicos: es decir, en la acción so­lidaria que ellos llevan a cabo participando responsablemente en la vida y misión de la Iglesia ».1151