La Eucaristía Alimento y fuerza para las Comunidades Eclesiales de Base

0
80

Con este pequeño libro, seguiremos fortaleciendo el proyecto de las comunidades eclesiales de base, especialmente la espiritualidad. Hemos seleccionado las líneas de acción para el año 2018. Destacamos los puntos principales a ser desarrollados en las comunidades:

  1. Fortalecer la espiritualidad de comunión; 2. Iluminar la identidad; 3. Fortalecer el conocimiento de Cristo y su proyecto; 4. Motivar la dimensión profética de los discípulos de Cristo; 5. Crear mecanismo para el auto -sostenimiento del caminar de la Cebs.

Con el contenido de este folleto queremos animar a las comunidades para que fortalezcan su espiritualidad teniendo en cuenta el tercer Plan de Pastoral y las místicas que inspiran el proyecto de las Cebs.

Vamos a aprovechar este año 2018 dedicado a la Eucaristía, para que las comunidades eclesiales de base celebren de una manera vivencial y sientan la presencia salvadora de Cristo Resucitado.

El primer capítulo ha sido elaborado para que los miembros de las Cebs se motiven a analizar la realidad utilizando el método de ver, juzgar y actuar. En el segundo capítulo, tratamos de definir la Espiritualidad entre sus luces y sombras. También aquí encontrarás los caminos de una auténtica espiritualidad.

En el capítulo tercero abordamos el tema de la Eucaristía, alimento que fortalece la vida espiritual de las Comunidades eclesiales de Base, especialmente en su dimensión social. Es ahí donde se entabla el combate contra la fuerza del mal. Hay que estar bien preparado para ser un cristiano honesto en el uso de los bienes económicos, el poder político y la oferta de placer en esta sociedad hedonista.

Ese alimento se convierte en arma contra las fuerzas del mal y nos hace fuertes y valientes para defender el proyecto de Dios.  Esto nos recuerda la propuesta de San Pablo en la carta a los efesios, donde nos dice que debemos usar las armaduras de Cristo. (Efesios 6,10-17).

Así, que la Eucaristía es alimento y arma para pelear contra la corrupción, porque es Cristo mismo que entra en nuestra vida. Es arma para defendernos de las mentiras, porque es Cristo la Verdad plena que invade todo nuestro ser. Es arma para luchar contra las injusticias, porque es Cristo pan de vida, que nos da la fuerza para combatir y darnos por igual a todos.

Siguiendo la idea de San Pablo, podemos decir que la Eucaristía es pertrecho para atacar el desorden de esta sociedad, ya que Cristo llega a nosotros purificándonos de todas las malas intenciones. Es arma poderosa para luchar contra todas las esclavitudes que nos impiden avanzar por el sendero de la libertad. En cada Eucaristía recibimos a un Cristo vivo que nos libera de toda explotación, como dice San Pablo: “Cristo nos ha liberado para ser libres: manténganse firmes y no se dejen atrapar de nuevo en el yugo de la esclavitud” (Gálatas 5,1).

Es arma y fuerza poderosa para luchar contra la violencia, el crimen y feminicidio. Es que en cada celebración eucarística, Cristo muerto y resucitado  llega a nosotros y transforma todo el entorno en ambiente de paz y fraternidad.

Pues, a todo lo largo de este folleto encontrarás una descripción del Sacramento de la Eucaristía como una arma poderosa para combatir y mantenernos firmes en la fe. Cristo vino al mundo a construir el Reino de Dios. Así, que en cada celebración eucarística debemos experimentar su llegada liberadora.