Jamás

0
98

 

Amplios sectores de la vida nacional han reaccionado indignados al ver en algunas instituciones públicas ondear nuestra Bandera Nacional sin el Escudo.

Esta acción viola la Constitución de la República, que es muy clara en cuanto al uso de los símbolos patrios.

Esta actitud es dañina. Es pretender borrar la memoria histórica del pueblo. Es una ofensa a los forjadores de nuestra nacionalidad. Es negar nuestra identidad.

Querer quitar el Escudo de la Bandera es una manera de ir sacando a Dios de la vida de un pueblo que desde su origen tiene muy presente: Dios, Patria y Libertad. Es como quitarle el oxígeno a la Patria para que sucumba.

Esperamos que sigan creciendo las voces hasta el infinito, ­rechazando esta intención malsana.

Esa bandera sin el Escudo no es nuestra Bandera.