Intervención psicológica post-trauma

0
350

“Dios es nuestro amparo y fortaleza. Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Salmo 46:1

Todo ser humano puede ser víctima de un asalto o un acto violento, sufrir un accidente, encontrarse en una catástrofe natural u otra situación traumática, que requiera asistencia. Lo primero a enfocar ante estos casos es el estado físico de la persona, asegurándonos de que su vida está a salvo y luego nos evaluamos y tratamos a nivel psicológico.

La intervención psicológica luego del trauma debe realizarse dentro de las 72 horas, ya que el im­pacto puede ser grave e incluso provocar trastornos mentales. Siempre el psicólogo debe ser cau­teloso y seguir ciertas pautas para  trabajar con éxito.

En el primer encuentro: el psicólogo se acerca y presenta, de forma tranquila no intrusiva, considerando que el estado de shock debe ser manejado con suma cautela para que la persona no se sienta abrumado por nuestra causa.

Nuestra actitud debe ser relajada y calmada, que permita a la perso­na afectada entrar en confianza, sentirse escuchada y comprendida. Sin invadir el espacio personal, preguntar por las necesidades que necesita cubrir en el momento. Si necesita comer, si tiene sed, re­quiere alguna llamada, necesita la asistencia profesional de algún otro profesional o dentro de nuestras competencias, podemos ayudar en algo adicional.

Con voz calmada y haciendo pausas, intentamos obtener la in­formación necesaria para poder re­ducir la intensidad del malestar en ese primer momento y poder pla­nificar intervenciones posteriores, tanto nuestras como de otros servicios. Escuchamos atento lo que nos está contando, aceptando sus opi­niones, sin juzgar.

Se deben respetar las creencias religiosas de las personas. Dependiendo de ellas, será la reacción ante una situación traumática. Siempre se deben dar las informaciones de las posibles reacciones a tener en los próximos días y los profesionales a quienes tiene que ver y junto a ella, organizar a quién acudir si eso ocurre, dejando que sea él o ella que proponga si es capaz y facilitando los teléfonos a ser usados ante cualquier emergencia. Las intervenciones post trauma, son manejadas de forma interdisciplinaria, por los profesionales que se requieran en el momento.