Hermana Faustina Posada, mucha siembra y más cosechas en su fructífera vida

0
104

 

Santiago.- El pasado 14 de agosto en la tierra que la vio nacer, partió hacia la Patria Celestial, la hermana Dominica del Rosario Sor Faustina Posada, dejando un legado de entrega, amor, solidaridad y fraternidad, por todos los espacios que le toco llenar con su vida, entrega a plenitud al servicio de los demás.

Nuestro país, en diferentes localidades, fue testigo y beneficiario de su legado, su siembra y mas cosechas de valores, ejemplos y todo lo que puede enseñar una discípula de Jesús que entendió y cumplió, su mensaje de servir incondicionalmente a los más vulnerables de este mundo.

Las comunidades seibanas, donde tuvo durante muchos años del siglo pasado, Santo Domingo, y especialmente el Santiago que tanto quiso, y donde cultivó tantas amistades y cautivo a hombres, mujeres y niños que la trataron, la conocieron y pidieron aquilatar sus grandes dotes de mujer excepcional, llena de bondad, amor, paz y vocación de servir. Su sola presencia, su imagen, su voz, su sonrisa, delataban al vuelo un gran influjo de ternura y frescura espiritual contagiante.

El verano del 2018, su congregación la envió a Nicaragua, país convulso, matizado por fuertes tensiones políticas y sociales, pero nomás llego su salud se quebró, con la aparición de un cáncer maligno, que le obligo a seguir rumbo a España, en busca de mejores atenciones medicas y su familia sanguínea.

Hacia allá fluyeron las oraciones de miles de sus hermanos y hermanas, para que el Señor le restableciera la salud física, pero el Padre la llamo a su presencia, pero antes había impuesto su don de gente buena en la UASD, donde sus alumnos la recuerdan, en la Parroquia Santa Rosa de Lima, en sus Hermanas de congregación, entre los profesionales católicos y en todas las localidades que tuvieron la dicha de tenerla como una más de sus hijas. Hasta pronto Hermana…