Haití y la búsqueda de sus remedios

0
54

El papa Francisco está preocupado por la grave crisis que afecta a Haití, un país que tanto sufre desde hace años. Kenia y otras naciones afirman sin mucho entusiasmo que enviarán allí soldados para enfrentar las bandas y llevar la paz. Tropas estadounidenses acaban de llegar para proteger su embajada, lo que en ocasiones ha sido excusa para otros fines.  Y hasta Nayib Bukele, el carismático presidente de El Salvador, pregonó que sabe cómo arreglar Haití, lo que es una osadía.

Haití vuelve a ser el centro de debates en la ONU, la OEA y muchos organismos internacionales que no quieren quedarse sin opinar. Es algo cíclico. El problema es que todo es palabra, teoría hueca y de vez en cuando una ayudita miserable para intentar guardar las apariencias o apaciguar conciencias. 

Para los dominicanos este tema es vital y nos inquieta más que a nadie, pues nos afecta directamente en todos los sentidos. En las tertulias cuando me preguntan cuál sería la mejor solución para Haití, no dudo en responder: el fideicomiso. Me permito explicarlo, porque lo considero interesante.  

Hace tiempo la OEA favoreció un fideicomiso para administrar la colaboración internacional que recibiría Haití luego del terrible terremoto del año 2010. Reunidos en Canadá se comprometieron a entregar en los siguientes años más de 10.000 millones de dólares. No se cumplió.

También hubo decenas de reuniones por aquí, por allá, promesas, fotos, cónclaves, viajes, combinado con otras actuaciones como cenas de gala en hoteles de lujo para anunciar pequeñas contribuciones y creación de ONGs al vapor. Para muchos fue un gran negocio y se hicieron ricos a costa de la miseria.

El fideicomiso debe ser tratado en la ONU. Consistiría en que toda asistencia, donación, cooperación, etc. que la comunidad internacional (fideicomitentes) otorgue a Haití, serían administradas por personas jurídicas (fiduciarios) elegidas por la misma comunidad internacional, todo a favor de del pueblo haitiano (fideicomisario o beneficiario).

Como la mayoría de los líderes haitianos han fallado hasta respirando, este fideicomiso traspasaría lo económico, abarcando lo político y lo institucional, responsable de gobernar Haití en todos los sentidos.

Sus miembros serían los encargados de dirigir al Estado haitiano, manejar la economía, elegir a los jueces, controlar la seguridad, nombrar a los funcionarios nacionales y locales, definir la política exterior y crear las condiciones para que dentro de varios años los haitianos estén preparados para dirigir su propio destino.

Este fideicomiso, considero, es el mejor remedio que existe para que Haití inicie a gatear en el mundo moderno y para que en un futuro recorra sus primeros pasos como nación ya razonablemente organizada. Y eso también beneficiaría a la República Dominicana.