Frenemos esta violencia

0
123

La violencia llega también a mi casa. Al final de este día (sábado 13 de enero) fue asaltado y ase­sinado en Licey al Medio mi hermano Domingo Evangelista Bretón Mar­tí­nez, el sexto de mi ­familia.

Así ha escrito Monse­ñor Freddy Bretón, Arzo­bispo de Santiago, con motivo de la muerte de su hermano Domingo, a quien delincuentes le quitaron la vida para robarle la motocicleta que conducía.

Ante este hecho, la impotencia y la indignación ha sido co­lec­tiva. Sus ase­si­nos olvidaron el mandato divino de No Matarás, y con esta acción han marchitado la alegría de una familia buena, honrada y trabajadora, como la Bretón-Martínez. El daño causado deja huellas de tristeza para siempre, y sólo la fe y la confianza en Dios Padre permite a sus familiares sobrellevar esta angustia de ver partir de repente a un ser querido, por culpa de los malos ciudadanos que han hecho del crimen y la violencia un estilo de vida.

Estamos viviendo en una sociedad enferma, en donde se le rinde culto al tener, por encima del trabajo que dignifica.

Los valores que dan sentido a nuestra existencia se van extinguiendo en un sector importante del pueblo y las consecuencias son diabólicas. Es que se ha perdido el respeto a la vida.

¿Cuántos hogares su­fren hoy el dolor por el que atraviesa la familia Bretón-Martínez? Ahí están las crónicas perio­dísticas que recogen a diario estos episodios en donde malhecho­res matan a un ser huma­no para quitarle una cadena, un celular, un vehí­culo…

Frente a esta panorámica de inseguridad ciuda­dana que padecemos, ha­cemos un llamado al Go­bierno para que redo­ble los esfuerzos de brindar al pueblo la tranquilidad anhelada, y que nuestras calles, autopistas, carrete­ras, y otros espacios no continúen siendo lugares de incertidumbre.

Señores autoridades, no permitan que los delincuentes pongan a este pueblo de rodillas.

Rogamos a la Virgen de La Altagracia, Madre Protectora del pueblo dominicano, que interceda ante su Hijo para que nos ayude a construir un país mejor, en donde la violencia no siga llenando de luto a más hogares.