Esperanza, diálogo y confianza en mensaje por Navidad

0
114

Obispos de Haití

“Hijos e hijas de Haití, nuestro más querido deseo para la Navidad 2018 y el nuevo Año 2019 es caminar y llegar a un verdadero pacto de confianza, y así dar contenido real a una nueva primavera para nuestra gente”.

 

José Villanueva – Ciudad del Vaticano

Mediante un co­mu­nicado de prensa la Conferencia Epis­copal de Obispos de Haití da conocer el mensaje de Navidad 2018, para todos los miembros de la Igle­sia Católica del país caribeño.

“Cuando llegó la plenitud del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de una ley, para redimir a los súbditos de la Ley, a Danos adopción filial “(Gálatas 4, 45). Así comienza el mensaje de los pastores hai­tianos.

 

Llenémonos de la paz del Señor

 

La misiva suscrita por los prelados de Haití, expresa una re­flexión sobre el tiempo de navidad y el significado de la venida del Salvador, el cual viene a irradiar con su luz al mundo, que se encuentra en tinieblas para librarlo del pecado y envolverse de la paz celestial del Altísimo.

“Queridos hijos e hijas de Haití que viven fuera y dentro del país, los saluda­mos con nuestro afecto pastoral. Estamos a punto de celebrar la navidad. Es la venida entre nosotros de Jesucristo, el Hijo de Dios, nuestro Salva­dor. Él todavía viene hoy, en este momento que es nuestro, para armar su tienda entre nosotros”.

 

No perder la esperanza

 

De esta manera los obispos quieren ofrecer un mensaje espe­ranzador a todo el pueblo haitiano, golpeado muchas veces por los desastres naturales, el alto índice de corrupción, la crisis judicial en la que vive que lo convierte en uno de los países con mayor carencia y necesidades en Amé­rica Latina.

“Nuestro país vive los males de la co­rrupción y la impu­nidad conocido por todos. Sin embargo, el fracaso de las instituciones estatales, la escalada de violencia, las pandillas armadas a sueldo de patrocinadores poderosos, la debacle económica cada vez mayor que resulta en el empobrecimiento intolerable, etc.  No obstante, no debe ser motivo para perder las espe­ranzas en seguir luchando por una nación más justa e igualitaria”, señalan los prelados.

 

Diálogo sincero sin demagogia

 

Los líderes de la Iglesia haitiana, exhortan a la clase política seguir retomando el diálogo entre la sociedad civil, sin tener que hacer promesas demagógicas que lleven a generar falsas expectativas donde primen más los intereses de la gente y no de las de la clase política.

“La Nación está cavando el golfo de su aniquilación; ustedes los funcionarios electos, en todos los niveles del estado, su responsabilidad, según lo estipulado por el pueblo, es hacer todo lo posible para detener este perturbador deterioro de Haití. Ustedes son responsable de proteger a las personas y las instituciones democráticas del país. Debe renunciar a los privilegios indebidos y extravagantes que otorga en detrimento de las necesidades primarias y vitales de las personas”, finalizan.