Encuentro de Seminarios Menores en el San Pío X de Santiago

0
176

Licey, Santiago.- El sá­bado 9 de este mes se realizó en el Seminario Menor San Pío X el encuentro de Seminarios Menores de todas las diócesis de nuestro país, una actividad que se realiza en un Seminario distinto cada año. Asistieron unas 150 personas, entre se­minaristas y sacerdotes.

Desde temprano en la mañana comenzaron a llegar los seminaristas junto a sus formadores y como algo típico, los de más lejos llegaron siempre más temprano. El primer grupo en llegar fue el de la Diócesis de San Juan de la Maguana y luego el de Higüey.

A las 10:00 de la mañana se dio inicio formal a la actividad con la acogida y la presentación de cada uno de los seminaristas. Después de la presentación hubo una división por curso para compartir la vocación de algu­nos personajes bíblicos, allí los seminaristas tuvieron la oportunidad de conocerse más de cerca.

A las 11:30 AM, se dio inicio a la celebración de la Eucaristía presidida por Mons. Carlos Tomás Morel, Obispo Auxiliar de la Arqui­diócesis de Santiago, y concelebrada por 18 sacerdotes formadores de los distintos Seminarios, así como por Monseñor Andrés Napoleón Romero Cárdenas, Obispo de la Diócesis de Barahona, quien por parte de la Confe­rencia del Epis­copado Do­minicano es el presidente de la Comisión para los Se­minarios Meno­res.

En la homilía, Monseñor Tomás Morel motivó a los jóvenes seminaristas a continuar respondiendo a la vocación que han recibido, y a no dejarse influenciar por las malas propagandas y lo que se dice hacia afuera. Además invitó a los semina­ristas a acoger siempre las orientaciones de sus forma­dores, mirando todo el proceso de la formación como una oportunidad para crecer en la vida cristiana y en el camino de la vocación a la que han sido llamados.

El encuentro concluyó con un compartir deportivo, donde hubo competencias en las disciplinas de basquetbol, béisbol, voleibol y futbol.

También los sacerdotes se involucraron en estos juegos y formaron un equipo para competir con los seminaristas. Este espacio siempre es muy esperado en cada encuentro, aquí cada grupo quiere demostrar su habilidad y su destreza el campo deportivo y además, el ejercicio físico pro­picia el sano compartir entre todos.

Damos gracias al Señor por la vocación que ha dado a estos jóvenes y le pedimos a él que les dé la perseve­rancia en el camino.

¡Jesús, Sumo y Eterno Sacerdote, en­vía sacerdotes santos a tu santa Iglesia!