El Saltadero del río Jacagua

0
397

El camino hacia El Saltadero fue el más idóneo para andar en la mañana de este martes.
Senderismo, observación de aves, cercanía y silencio.

El área guarda vestigios de las familias que habitaban allí, las cuales, viviendo en las cercanías, hacen del sitio parte de sus caminatas y visitas a familiares y sembrados al otro lado de la montaña y por qué no, a bañarse en las cristalinas aguas.

El Saltadero, en el mismo cauce del río Jacagua, sobrevive entre los cambios de las estaciones y la deforestación de las alturas, exhibiendo música en sus meandros y gracia espumosa en sus caídas.

La flora es diversa, así como el trillo limpio y definido va a la cadencia del arroyo.

A la vista, el íntimo rompecabezas de la formación montañosa se expone, el maguey, los grayumbos, los almendros, las bromelias, libélulas rojas sobre las rocas, aves en las frondas y miriadas de manos de clorofila verde y diversa que se abren en el vacío de las medianas distancias, acompañando al caminante.

¡Cuando sales sientes que fuiste a otro mundo!