El respeto de lo secundario

0
110

Los poderosos de nuestras sociedades acostumbran a “ningunear” y desconsiderar a quien carece de recursos. Nuestros presupuestos se gastan desproporcionadamente en las capitales, mientras el resto del país es desconsiderado.

Las capitales disponen de costosos medios de comunicación, mientras los caminos vecinales están abandonados en perjuicio de los pequeños campe­sinos. Luego de que aguaceros fuertes, ríos y de­rrumbes aíslan olvidadas comunidades rurales.

Cuando los poderosos construyen, ocupan arrogantes las aceras y atormentan a los vecinos con ruidosas construcciones de domingo. Santiago está lim­pio, pero en algunas localidades, las brigadas limpian las zonas donde viven ciudadanos prestantes, mientras la basura se enseñorea risueña y perfumada de las esquinas en los barrios populares.

La fiesta de hoy, el Bautismo de Jesús nos lo revela como “el Hijo amado y predi­lecto de Dios”. Juan Bautista se refiere a Jesús como “el que pue­de más que yo, y yo no merezco ni agacharme para desatarle las sandalias. Yo he bautizado con agua, pero él los bautizará con Espíritu Santo”.

 

Pues bien, en el Evangelio de hoy, Marcos 1, 6b- 11, leemos, “por entonces llegó Jesús desde Nazaret de Galilea a que Juan lo bautizara en el Jordán”.

El bautismo de Jesús nos lo presenta como Hijo y siervo, pero Jesús no abusa de su dignidad de Hijo para desconsiderar a Juan, el Bautista. Adentrándose en el Jordán, confundido entre los pecadores que buscan el perdón, Jesús revela un nuevo estilo de lide­razgo que deberíamos de copiar todos.

El liderazgo de Jesús se hace patente en su respeto por Juan, el Bautista. No es un liderazgo de gritar, clamar y vo­cear por las calles (Isaías 42, 1 – 7), sino de pasar “haciendo el bien” (Hechos 10, 34 – 38).

Jesús se revela como el principal, mientras respeta al secundario.