El Papa y los jóvenes

0
65

Nos llena de esperanza  la XV Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos, que se está celebrando  en Roma del 3 al 28 de este mes. El tema escogido es: Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional. La Iglesia dominicana está representada por Monseñor Tomás Morel, Obispo Auxiliar de la Arquidió­cesis de Santiago.

En la misa inaugural el Papa Francisco pidió a los Padres Sinodales “trabajar para revertir las situaciones de precariedad, exclusión y violencia a los que están expuestos nuestros muchachos”, pidió que no lo dejemos solos en manos de tantos mercaderes de muerte que oprimen sus vidas y oscurecen su visión.

Al reflexionar sobre estas palabras del Papa, pensamos en tantos jóvenes dominicanos que hoy ma­nifiestan una rebeldía sin meta.

Olvidan que ser joven es tener una causa por la cual entregar su vida.  Que en sus energías está el futuro de la humanidad. De ahí la importancia de que nadie extravíe sus cami­nos, empujándolos hacia el abismo de andar sin ideales buscando la felicidad por rumbos equivocados. Los adultos tenemos que estar claros, si nos descuidamos tendremos una población juvenil envuelta en vicios y alienada a la que nada le importa. Vivirán aburridos y será el dolor de cabeza y la espina en el alma de tantos padres y madres que hoy sufren por esta actitud de sus hijos.

Revisemos nuestras vidas. Los jóvenes quieren testimonios y no palabras huecas que se las lleva el viento. Más que maestros, necesitan testigos cuya vida sea un estandarte de honestidad y transparencia. Este clamor es un reto para todos los sectores.