Mons. Valentín Reynoso (Plinio), msc

 Segunda parte

3. La devoción al Corazón de Jesús en la visión de Chevalier. 

El Padre Chevalier creyó en el amor de Dios como algo capaz de transformar toda la vida del hombre. En la contemplación del corazón traspasado, el padre Chevalier descubrió el amor de Dios como el remedio a todos los males de su época y vio en la devoción al Corazón de Jesús el medio más eficaz para proclamar con fuerza y claridad este mensaje del amor que Dios nos tiene y que, desde nuestra experiencia personal, queremos comunicar al mundo como remedio a los males de la Humanidad (Mgr. E. Cuskelly, MSC).

En las Constituciones de la Congregación MSC, la devoción al Sagrado Corazón de Jesús aparece como la devoción al amor de Dios, manifestado en el Corazón de Jesús y por medio de esta devoción, entramos en el Corazón de Dios. Para el padre Julio: “El Corazón de Jesús es el centro en el que todo converge, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, el eje sobre el que gira todo en el catolicismo, el sol de la Iglesia, el alma de nuestras almas, el manantial de nuestros misterios, el origen de nuestros sacramentos, la garantía de nuestra reconciliación, la salvación del mundo, el remedio de todos nuestros males” (J. Chevalier, 1862).

Por eso, la devoción al Corazón de Jesús constituye el alma de todas las otras devociones y nos enseña a interpretar y a ver las cosas a la luz del amor. La vida y el ministerio de Jesús fue una manifestación del amor del Corazón de Dios, ofrecido como remedio eficaz para los males de todo el que cree en el amor de Dios y lo acoge con fe viva. Quienes creyeron en Jesús, se hicieron testigos y seguidores del amor de su Corazón. 

4. La devoción al Corazón de Jesús es una clave para educar a la familia en el amor y la misericordia.

El mensaje de Mateo 11, 25-30 es una invitación de Jesús a todas las familias cristianas que están cansadas y agobiadas, para que busquen el descanso espiritual que su corazón nos ofrece.

En las promesas a sus devotos, el Corazón de Jesús dedica cuatro de ellas al bienestar de las familias de sus amigos: 

·       Pondré paz en las familias,

·       Bendeciré sus hogares,

·       Los consolaré en todas sus aflicciones y dificultades,

·       Sus nombres estarán escritos en Mi corazón y jamás serán borrados de él. 

¡Cuánto bien se haría si los creyentes formaran sus familias según los anhelos y los sentimientos del Corazón de Jesús! ¡Cuántos sufrimientos y angustias se habrían evitado si viviéramos según los deseos del Corazón de Jesús!

5. Recomendaciones prácticas para encauzar tu familia por la senda del Sagrado Corazón: 

  •  Mira la vida con esperanza y optimismo, desde los ojos de Jesús.
  • Haz tu oración diaria con mucho fervor y entusiasmo.
  • Confía en la presencia de Cristo resucitado: Él estará con nuestra familia todos los días hasta la consumación de los siglos (Mt 28, 20b).
  • Haz una experiencia de encuentro personal con el amor de Dios.
  • Intenta con tu familia, un mayor acercamiento a Cristo por medio de los sacramentos, especialmente la Confesión y la Eucaristía.
  •   Inscríbete en la escuela del Corazón de Jesús, para aprender, con tu familia, la mansedumbre, la humildad y la Misericordia de su Corazón.
  • Renueva tu fe en el amor a Dios y déjate acompañar de la Santísima Virgen, para que guíe y proteja a tu familia bajo su manto maternal.
  •  Cree que sólo Jesús tiene “palabras de vida eterna”.
  •  Ofrécete para servir como misionero en la parroquia o sector donde vives.
  • Ama a todos en nombre de Cristo y ayuda siempre sin esperar recompensa. …así podrás beber con gozo de la fuente del agua viva, anunciada por Jesús (Jn 4, 14), y dar al Padre un culto en espíritu y en verdad (Jn 4, 23-24). 
  • Inculcar en tu familia la devoción al corazón de Jesús.