El botín municipal 

0
126

 

El aumento de sueldos que se han hecho los regidores y alcaldes de algunos ayuntamientos del país es una imprudencia y una burla frente a tantas carencias esenciales por las que atraviesan miles de dominicanos. Situación que se ha agravado por la pandemia del COVID-19. Con esa acción, los que ­deberían ser fieles representantes de las comunidades, llegan a la máxima expresión de la insensibilidad. Se olvidan que la ­política es para servir, y no para servirse de ella.

Su postura va por un camino paralelo a los llamados ­contantes de austeridad de la que se habla con frecuencia en la presente gestión gubernamental, a la cual la mayoría de ellos pertenece. Se olvidan que el cambio es mucho más que una ­palabra, y que la coherencia debería ser su carnet de identidad.

Esperamos que en este Mes de la Patria los alcaldes y ­regidores comiencen a demostrar el verdadero rol los servidores públicos, dejando sin efecto los aumentos de sueldos que se han hecho. Con esta decisión estarán llevando la mejor ofrenda ­floral a los forjadores de nuestra nacionalidad.

Recuerden, señores funcionarios, que los presupuestos ­municipales no son una piñata. Esos recursos tienen que ser ­utili­zados en beneficio de las comunidades que atraviesan por tantos problemas sociales sin resolver.