Diócesis de La Vega celebra Primer Encuentro Diocesano de Ministros Extraordinarios de la Eucaristía

0
68

Con una celebra­ción eucarística sin precedentes, la Dióce­sis de La Vega celebró el 16 de enero en la Catedral Inmaculada Concep­ción, el primer encuentro diocesano de ministros extraordinarios de la
Eucaristía.

Este encuentro consistió en la celebración de una Eucaristía, que reunió una gran cantidad de animadores de asamblea y ministros de la comunión de los enfermos, procedentes de las diferentes parroquias y zonas pastora­les que componen esta diócesis, quienes aba­rrotaron la catedral.

La celebración estuvo marcada por un profundo espíritu de agra­decimiento a estos hombres y mujeres que con tanto esmero ejer­cen su ministerio en favor de la Iglesia.

La Eucaristía fue presidida por S.E.R. Mons.r Héctor Rafael Rodríguez, Obispo de la Diócesis, quien, en su homilía, después de meditar sobre las lecturas del día, agradeció a los ministros presentes por su
valiosa labor: “Esta celebra­ción eucarística es un reconocimiento agra­decido a cada uno de ustedes por su enorme servicio evangelizador en la Diócesis como animadores de asamblea y como ministros de los
enfermos.

Vaya nuestro agra­decimiento a cada uno de ustedes que han saciado el hambre de la Palabra de Dios y de Jesús Sacramentado a tantos hambrientos de nuestra Diócesis de La Vega en sus respectivas
comunidades.

Agradezco su valio­sa colaboración y su servicio generoso en favor de la Evangeli­zación; gracias por estar presentes de ma­nera oportuna e incon­dicional en el lugar y a la hora que al sacerdote no le es
posible estar, por sus múltiples compromisos. ”Luego destacó la responsabilidad que implica tal ministerio: “Les recuerdo la gran responsabilidad que implica el servicio que ustedes realizan en nuestra Diócesis. Ustedes son un refe­rente en sus respectivas comunidades. Es­tán llamados a ser en todo momento testigos de Jesucristo, no solamente cuando les toca celebrar la Palabra y distribuir la Comunión a los enfermos, sino siempre.”

Además, re­cordó a los ministros enfermos y aquellos que ya han partido de este mundo luego de un fecundo ministerio. La idea e inquietud de celebrar este en­cuentro le surgieron al padre Cristóbal Belén, Vicario Episcopal para el Clero en la Diócesis de La Vega, quien, en colaboración con otros sacerdotes, organizó el montaje
del evento.

Al final de la multitudinaria Eucaristía, se les entregó un recono­cimiento a 172 minis­tros que tenían 25 años o más en el ejercicio ministerial, en señal de agradecimiento.

Antes de la bendición, el padre Cristó­bal, ideólogo de este encuentro, dirigió unas palabras en las que dio “gracias a Dios por los ministros extraordina­rios, que se entregan por entero al servicio
de Dios en sus respectivas comunidades.”

Destacó que los mi­nistros extraordinarios “no son asalariados, trabajan cada día para buscar su sustento. Mejor aportan a la Iglesia en vez de qui­tarle. Son personas ho­nestas, líderes que promueven la
comunidad de manera integral, se preocupan por la catequesis de niños y de adultos, preparan para recibir dignamente los sacramentos, trabajan con el Tercer Plan de Pastoral, promueven los valores familiares, organizan los jóvenes, celebran la palabra y dan la comunión a los fieles. Celebran exequias, visitan los enfermos, exponen el San­tísimo para la adora­ción, son ministros 24/7, haciendo presente el Reino de Dios a través de su trabajo apostólico y su testimonio de vida. Los ministros extraordina­rios de la Eucaristía han sido, son y serán una gran bendición para nuestra Iglesia.”