Dinero

26
328

Viene del nombre de la moneda latina llamada denarius (que equi­valía a diez –deni– ases; aunque conservó ese nombre aun cuando ya equivalía a dieciséis ases). De ahí viene dinero, dineral, adinerado…

 

Dollar (dólar)

 

La palabra dólar no es de origen norteamericano. Nació en un valle de la región de Bohemia (actual Rep. Checa). El pueblecito se llamaba, en honor de San Joaquín, Joachims­thal, en donde thal significa valle. Esta partícula se encuentra en varios nombres, como en el inglés dale y dell, (vallecito) y también en el apellido Blumenthal, que significa (en alemán) “valle de las flores”. En las cercanías de este pueblo había una mina de plata, y en ella comenzó a acuñarse una moneda llamada Joachimsthaler, es decir, “moneda hecha en Joachimsthal”. Por su­puesto, este nombre tan largo fue acortado, y la moneda fue llamada thaler, que en el Bajo Alemán vino a ser daler, de donde procede la ­palabra dollar, con la que los norte­americanos nombraban al peso español y que, con el nombre de dollar, llegó a ser moneda nacional de los Estados Unidos. Ese mismo nombre es usado para denominar la moneda de varios países más (como Canada, por ejemplo), aun siendo éstas diferentes del dollar USA.

 

Espíritu

 

Spiritus, del que procede espíritu, fue un término latino para traducir el término hebreo rûaj (‘soplo, viento, aliento…’). En griego se tradu­ciría pneuma (término del que procede nuestra palabra neumático).

Este rûaj era algo misterioso que, aun siendo invisible, era necesario para vivir. Por eso los pueblos paga­nos llegaron a creer que se trataba de un dios. Israel lo tuvo como ne­ce­sario para la vida, pero como creatura de Dios.

Poco a poco fue tomando densidad este término, pasando a mayo­res estados de significación de la realidad personal y divina, tanto a través del Antiguo Testamento, como en el tiempo de la plenitud que es el Nuevo Testamento. Así fue como –enseñados por Cristo– llega­mos incluso a llamar Espíritu Santo a la tercera persona de la Santísima Trinidad.

26 Comentarios