Cuando un familiar está en UCI

0
270

“En medio de cada dificultad reside la oportunidad.” Albert Einstein.

 

Un ingreso en la unidad de cuidados intensivos es una experiencia muy estresante, tanto para el pa­ciente como para la familia, y más durante la actual pandemia del Covid-19.

El paciente puede estar entre monitores, con un respirador artificial, cables por doquier. A veces semi consciente, otras bien sedado y sin poder saber de su pronóstico. Mientras la familia, ante la separa­ción física, se muestra incrédula ante lo que les dicen. Sus niveles de an­siedad son o pueden ser muy altos.

Kutash (2007), en un estudio rea­lizado sobre las necesidades de la familia que tienen pacientes en UCI, encontró que surgen seis categorías de necesidades: la proximidad a su ser querido, la necesidad de un en­torno agradable, soporte emocional, la información, la sensación de montaña rusa en las emociones y el cui­dado del personal.

Conociendo la realidad actual, durante el ingreso en UCI de un paciente afectado por la pandemia, la familia tiene total separación física, respetando los protocolos de salud. El ambiente del paciente no es el más agradable pero sí el necesario, el soporte emocional no siempre es recibido, pues muchos centros de salud tienen excesiva demanda de esos servicios. La información se ofrece por lo general una vez al día, mediante llamadas. Las emociones deben ser canalizadas por cada uno, como puedan y el personal de salud está que no da más.

Ante el Covid-19, los pronósticos no siempre son favorables, pues muchos pacientes ya al ser ingresados tienen una condición muy crítica, exacerbada por otros cuadros de salud, que pueden definir de forma muy negativa el pronóstico. Y la familia, aun sabiendo qué esperar, se niega a aceptarlo. Cuestiona al personal de salud, le acusa de negligente y hasta se les ofende.

Quienes tienen un paciente con Covid-19, en Uci requieren ser escuchados, entendidos y apoyados. Una red de apoyo de personas cercanas, siempre es necesaria. Para que puedan expresar sus emociones, frustraciones o sus necesidades. Algunos casos necesitan asistencia profesional.