Cuando el acoso es en el trabajo

0
130

“No puedo parar de trabajar. Tendré toda la eter­nidad para descansar”. San­ta Teresa de Calcuta.

En los centros de trabajo se pueden dar roces o discusiones entre compañeros y/o superiores e inferiores, pero algo a lo que se debe prestar atención es cuando una persona o un grupo de personas ejercen violencia psicológica extrema, por lo menos una vez por semana, por seis meses…, sobre otra persona en el lugar de trabajo, pues a eso le llamamos acoso psico­lógico en el trabajo. Es una sofisticada forma de persecución u hostigamiento psico­lógico que un empleado sufre en su lugar de trabajo y se caracteriza por:

La sutileza con la que es ejercido, sin manifestar agresividad.

Es continuo en el tiempo provocando lentamente un desgaste psicológico.

La autoexclusión o el abandono del puesto de trabajo por parte de la víctima,  es el fin que se persigue.

El acoso en el trabajo se  inicia con una serie de conductas que persiguen calumniar, ofender, ridiculizar y conducir a la víctima al aisla­miento del grupo. Con el mantenimiento en el tiempo de esta situación, se busca desestabilizar y destruir psicológicamente a la persona, y que abandone de forma vo­luntaria la empresa .

El acoso en el trabajo produce estrés, ansiedad y sínto­mas depresivos. Adicional, deprime el sistema inmuno­lógico (de defensas) y em­peora las enfermedades preexistentes de la persona.

Los especialistas coinciden en que la violencia psicológica en el trabajo está alcanzando altos niveles. Ya  sea a través de chismes ma­lintencionados y humillacio­nes, que son un tipo de maltrato que afecta a los hombres y cuyas principales víctimas son las mujeres.

La detención y control del acoso psicológico en el trabajo traerá beneficios para toda la empresa, ya que las consecuencias negativas no sólo las padecen las personas afectadas, sino también las empresas; pues es un problema que afecta el rendimiento y a la eficacia económica, por el absentismo que implica, por la reducción de la productividad de las personas afectadas y/o por el pago de indemnizaciones a los trabajadores  despedidos, entre otras.