Hace más desde 10  años la Conferencia Episcopal Dominicana, creo la Comi­sión Nacional de Biblia, para una mejor coordina­ción de la Pastoral Bíblica en nuestra Iglesia Domini­cana, la cual ya tenía mucho tiempo entre nosotros, pues habían iniciativas como la “Red Bíblica” y otras, don­de se realizaban trabajos bíblicos mancomunados a nivel nacional.

También en otras latitu­des de América Latina se habían implementado comisiones de este tipo y se veía oportuno y necesario que en nuestro país este organismo se creara.

El primer Presidente fue Mons. Freddy Bretón y el secretario, y Presidente actual de la Comisión, el hoy Mons. Andrés Napo­león Romero. Los primeros miembros fuimos delegados de nuestras Diócesis algu­nos nombrados por sus Obispos, otros invitados por Mons. Andrés, y así comenzó el andar de esa Comi­sión. Más adelante nos fui­mos organizando mejor, en­tramos en contacto con el hoy CEBITEPAL (Centro Bíblico, Teológico  y Pasto­ral Latinoamericano) del CELAM y con la FEBIC (Federación Bíblica Cató­lica) de la Santa Sede, esos contactos nos llevaron a poner el nombre que hoy tiene la Comisión para estar en sintonía con el quehacer bíblico universal de la Iglesia.

Más adelante se nos pidió darle mayor formalidad estructural y organizacional a la Comisión y re­dactamos sus principios estructurales tales como:

MISIÓN

• Fomentar el estudio y vivencia de la Palabra de Dios, acorde con los principios del Magisterio de la Iglesia; y ofrecer un servicio a las demás comisiones de pastoral, en la fundamenta­ción Biblica.

VISIÓN  :  Propiciar que el Pueblo de Dios vivencie las Sagra­das Escrituras, como instrumento esencial de la vida cristiana.

VALORES

• Seguimiento de Cristo

• Fidelidad a la Palabra

• los valores del Evan­gelio

• Interpretación de la Pa­labra en sintonía con la Iglesia.

OBJETIVO

• Coordinar todo lo relativo a la enseñanza bíblica y hacer que la gente se adentre en el gran caudal de la Palabra de Dios, que pierdan el miedo a ser sujeto in­terprete de la misma, en sintonía con las enseñanzas de la Iglesia y que al entender las Sagradas Escrituras, puedan ser agentes transmi­sores de la misma para aquellos que se inquietan y buscan de la Palabra de Dios revelada a través de la Biblia.

Todo esto unido a unos reglamentos propios. Con el tiempo hemos tratado de que todo esto se cumpla, como a todos la pandemia nos ha hecho detenernos, pero con este septiembre mes de la Biblia hemos comenzado de nuevo a dar pasos y ha encontramos de nuevo, y seguir trabajando en la línea de nuestro Plan Nacional de Pastoral, pues hay muchas cosas por realizar, aprender y conocer a niveles bíblico. Queremos ya irnos preparando para nuestro II Congreso Nacional de la Biblia, ya que el primero se constituyo hace unos 5 años en el gran motor que solidificó y le dio presencia formal en nuestra Iglesia a la Pastoral Bíblica. Es el deseo  y el empeño de la comisión, que la Biblia este en el centro de nuestra pastoral y nos guíe y anime en la tarea  que tenemos de la implantación de reino en medio de nosotros..

1 COMENTARIO