Radio Santa María, como proyecto radiofónico, educativo y social de servicio a la comunidad ha estado ofreciendo sus programas educativos en toda la Región Norte de República Dominicana durante 65 años. Pero el 1 de agosto del presente año su sistema de educación formal, las Escuelas Radiofónicas Santa María, cumplen 50 años. Unas bodas de oro enmarcadas por la irrupción de la pandemia del Covid-19, que trajo consigo un proceso de reevaluación de todos los estratos de nuestra vida diaria, desde nuestros hábitos más comunes hasta nuestra forma de relacionarnos. Sin embargo, no todo ha sido negativo: el coronavirus nos ayudó a redescubrir y revalorizar la educación a distancia, convertida en el nuevo paradigma de implementación.

Con ocasión de este significativo aniversario, la institución busca consolidar el proceso de digitalización que ha venido implementando, articular mejor las producciones culturales y de educación permanente, fortalecer el uso de las nuevas tecnologías y encontrar fórmulas que permitan garantizar la sostenibilidad económica. Su objetivo principal es seguir contribuyendo al fortalecimiento de la educación formal y no formal de personas adultas y jóvenes en República Dominicana y la diáspora.

Nos hemos convertido en una alternativa educativa con alcance nacional con resultados tangibles. En el último quinquenio las ERSM ha manejado a nivel nacional una matrícula promedio de 11,400 alumnos, distribuidos en más de 146 núcleos de aprendizajes ubicados en 19 provincias del país.

Estos núcleos operan en los territorios de 23 distritos educativos y 10 regionales del Ministerio de Educación de la República Dominicana.  En estos 50 años hemos alfabetizado a 168,655 jóvenes y adultos. Graduado 118,631 de básica y 20,400 de secundaria.  Finalmente, el sistema ha manejado a lo largo de este medio siglo la cantidad de 1,063,413 inscritos.  

La Eucaristía de acción de gracias el 1 de agosto, representa el comienzo de un año jubilar que terminará en 2022, paralelo al Año Ignaciano. Se han planificado acciones internas de formación del personal que hace posible el funcionamiento de las Escuelas, sus docentes, el engranaje administrativo o el acompañamiento de la radio y las nuevas tecnologías. Por otra parte, se lanzarán nuevos contenidos educativos, principalmente en el área de educación no formal. También se trabajan nuevas publicaciones, incluyendo una recopilación de historias de vida de facilitadores y ex alumnos, y el libro “Para ser más”,  descripción de la evolución de las Escuelas, su metodología, sus etapas de crecimiento y las principales intuiciones y lecciones aprendidas en el proceso.

El contexto actual nos enfrenta a serios desafíos para la sostenibilidad, la permanencia, y el buen vivir. Queremos aprovechar nuestras bodas de oro para evaluar, reflexionar, renovar y construir nuevos contenidos, con el fin de contribuir mejor a la formación de la comunidad y sus necesidades cambiantes. La población a la que las ERSM se dirigían en los años setenta era mayormente rural, con medios muy limitados. En el 2021, buena parte de ese público ha migrado a la ciudad y tiene unas destrezas tecnológicas mínimas, lo que le permite un amplio acceso a la información a través de los dispositivos digitales. Sin embargo, las grietas entre información, educación de contenidos, aplicación práctica a la vida cotidiana y valores ciudadanos, son cada vez más grandes. Las ERSM pueden complementar, desde una pedagogía ignaciana, educación formal y no formal, contenidos y prácticas, pensamiento y acción, y todo a través de las opciones multiplataforma con las que cuenta la obra – web, radio, publicaciones, redes, contactos presenciales – y sus múltiples aliados nacionales, como Fe y Alegría o la Unión de Emisoras Católicas, UDECA, o internacionales, como la recientemente conformada Red de Internacional de Sistemas de Educación a Distancia para personas jóvenes y adultas, READ.