Beneficios de jugar ajedrez

1
381

 

Me encuentro en la ciudad de Batumi, Georgia, en la costa oriental del mar Ne­gro, próximo a Tur­quía. Aquí se celebran las Olimpíadas Mun­diales de Ajedrez. Esto me motivó a describir varios de los aportes de este deporte. En mi segundo artículo promuevo que se imparta como materia en nuestras escuelas y colegios.

Destacados investigadores reconocen los múltiples beneficios que brinda el ajedrez en el desarrollo de la capacidad intelectual y de las habilidades de inteligencia emocio­nal. Afirman que el milenario juego cons­tituye una herramienta para el mejoramiento del coeficiente intelectual y el rendimiento escolar de los niños y jóvenes que lo practican.

Atención y concentración: esta es una de las capacidades que más rápidamente promueve el ajedrez. El desarrollo de una partida puede ser arduo, con múltiples alternativas y dentro de un límite de tiempo significativo. Un descuido puede contribuir a rea­lizar jugadas erróneas que conllevan al fracaso. El ajedrecista debe mantener un altísimo grado de concentra­ción durante el juego, lo cual se llega a ma­nifestar en otras áreas de su vida.

Análisis y síntesis: durante la partida, el jugador se enfrenta en cada jugada a múltiples opciones y a la necesidad de contra­rrestar las amenazas del contrario. Esto im­plica que deba analizar varias respuestas y buscar la más apropiada.

Memoria: debido a la multiplicidad de variantes que se calculan en cada jugada, una buena memoria es un aliado muy importante para el ajedre­cista. Muchas de las respuestas pueden ba­sarse en la experiencia o el conocimiento de posiciones similares jugadas en otras partidas y para eso es necesario recordarlas.

Resolución de pro­blemas y toma de de­cisiones bajo presión: durante la partida, el ajedrecista enfrenta diferentes problemas para los que debe de­finir y aplicar una estrategia de solución. Como el tiempo es un factor limitante en las partidas, deben también tomarse importantes decisiones sobre la estrategia a seguir bajo la presión del tiempo.

Creatividad e ima­ginación: en el ajedrez no es suficiente tratar de seguir patrones de jugadas estudiadas o practicadas. A fin de lograr ventajas claras sobre su oponente, el ajedrecista debe ima­ginar posiciones distintas a las conocidas y definir estrategias que le permitan llegar a ellas.

El razonamiento lógico-matemático: el tipo de razonamiento empleado en el ajedrez es similar al utilizado en las matemáticas. Algunas investigacio­nes han mostrado una correlación entre la práctica del ajedrez y el mejoramiento de las habilidades lógico-matemáticas, fundamentalmente en los niños y jóvenes.

1 COMENTARIO