Aprendizaje con el método Montessori

0
136

“Cuéntamelo y lo olvidaré. Ensé­ñamelo y quizás lo recordaré. Haz­me partícipe y lo aprenderé”. Benjamín Franklin.

 

Bruner (1966) definió el aprendizaje como una construcción de conocimientos mediante la inmersión del estudiante a situaciones de aprendizajes problemáticas, con la finalidad de que aprenda por descu­brimiento.

María Montessori (1870-1952), fue la primera médica de Italia, la­boró en un hospital psiquiátrico, en el que atendía niños con algunas condiciones especiales para aprender. En 1907, abrió su Casa de Bambino, utilizando una pedagogía denominada Método Montessori.

Según el Método Montessori, los niños construyen su aprendizaje a partir de lo que existe en el am­bien­te. Refería que los conoci­mien­tos no deben ser introducidos en la ca­beza del niño, sino que, por la información existente, los conoci­mien­tos deben ser percibidos me­diante el razonamiento.

María Montessori daba gran im­portancia al respeto por el niño y la creación de espacios que permi­tieran la libertad de movimiento, para facilitar el desarrollo físico, cognitivo y la independencia. Para ella, no se podían crear genios, pero sí, satisfacer las potencialidades de cada alumno para formar seres hu­manos independientes, seguros y equilibrados.

Los niños Montessori aprenden a su ritmo, trabajan  independientes o en grupo, se les motiva a tomar de­cisiones, para resolver sus problemas, enfatizando su estructuras cog­noscitivas y el desarrollo social y siendo un participante activo en el proceso enseñanza-aprendizaje.

En el método Montessori se in­centiva la autodisciplina interna, se pueden tener grupos de distintas edades, en donde los niños son mo­tivados a enseñar, colaborar y ayudarse mutuamente, por medio de escoger su propio trabajo de acuerdo a su interés y habilidades, formulando su propio concepto del material autodidacta.

En el método Montessori, el niño descubre sus propios errores a tra­vés de la retroalimentación del ma­terial, siendo el aprendizaje reforzado internamente a través de la repe­tición de una actividad e internamente el niño recibe el sentimiento del éxito, a través de materiales mul­tisensoriales para la exploración física. A demás el aprendizaje está organizado para el autocuidado y el cuidado del medio ambiente. Se en­seña a limpiar zapatos, fregar, etc. Este método es integral y abarca todas las etapas de desarrollo, desde la infancia hasta la adolescencia.