Ana Delia Barclay Cueto regresa a La Casa del Padre

0
44

Ana Delia Barclay Cueto, Mamita, Mamá, cómo  les llamaban de cariño en Luperón, nació el 10 de junio de 1931 y falleció el 25 de septiembre de 2022.

A pesar de su partida física, celebramos su vida. Dió todo su ser por el bienestar de los suyos, una mujer trabajadora, amorosa, íntegra, fiel, sencilla, honesta, solidaria, reservada. Supo cultivar la verdadera amistad, cualidades esenciales que marcaron su personalidad en el trayecto de su vida. Un ser humano que su único interés fue dejar huellas de amor en su paso por la vida.

Doña Mamita, una mujer de Fe inquebrantable, servidora de su iglesia católica, siempre buscó las cosas que vienen de Dios para edificar su vida y su hogar. Entregada a una vida cristiana con 53 años al servicio del apostolado de la catequesis hasta los últimos días de su vida.

Su legado de trabajo con 91 años trabajando en la farmacia, a pesar de que sus hijos no querían que trabajara, pero ella en su empeño de seguir dando ejemplo de que el trabajo dignifica a las personas, no hacía caso, porque su interés no eran las pretensiones de grandes bienes materiales, sino el servicio a los demás.

Ahora está en el descanso eterno al lado de su amado Jesús, de la que hizo suyas sus palabras de caminar en presencia del Señor y así fue su vida, caminando con Jesús y de las manos de la mano de la virgen María a la que tanto veneró al rezar diario el Santo Rosario.

Sus hijos, Nalia, Gladys Josefina, Teresa y Raymundo, sus nietos, bisnietos, familiares y amigos, se sienten agradecidos con Dios por permitirles gozar de su amor  por tantos años, con la esperanza de la vida eterna que es la promesa de Dios.