Amaury con “Los cacatuses”

1
313

 

Cada sábado un grupo de santiaguenses nos reunimos en un patio mágico, alegre y colorido. Conversamos sobre política, derecho, literatura, cultura, deportes, música y de todo lo que se nos ocurra. Hablamos con libertad. Cada cual defiende su postura y respeta la de los demás. En la diversidad de las ideas está nuestra riqueza.

Nuestro nombre: “Los cacatuses”. Surgió cuando un arácnido gigante apareció orondo en medio de los debates. El intruso pretendía opinar y lo hacía gesticulando con sus peludas patas, pero lo que logró fue una estam­pida de los presentes, jurando algunos que jamás volve­rían, promesa que, evidentemente, no cumplieron.

La semana pasada nuestro invitado fue el gran cantautor cubano Amaury Pérez. La tertulia fue extraordinaria. Observamos al ser humano con sus luces y sombras y al hombre miembro de la élite artística hispano­americana. Amaury es, además, escritor, guionista, conductor de radio y televisión. Comparto con ustedes algo de lo que nos expresó.

Me agradó el respeto y admiración que le tiene a nues­tro Juan Luis Guerra. Me impactó saber que en varias universidades de la República Popular China en­señan el idio­ma español con las canciones de Juan Luis Guerra, Silvio Rodríguez y del propio Amaury.

Nos relató que la primera vez que lo trató fue una no­che en el hogar del dominicano. Había varios famosos del espectáculo, entre ellos José Antonio Rodríguez. Nos con­tó que allí, luego de varias copas, hubo un hambre colectiva y lo único que tenía Juan Luis en el refrigera­dor era un poco de arroz con dos huevos. Con eso cenaron todos.

Amaury resaltó la importancia de la lectura en el de­sarrollo de la personalidad, lamentando de que cada vez se lee menos. Nos narró sus experiencias junto a Juan Bosch, del que conoce casi toda su obra. Nos deleitó con sus vivencias junto a Gabriel García Márquez, Mario Bene­detti y José Saramago.

No podía faltar mencionar a Silvio Rodríguez, a quien prácticamente idolatra. Lo definió como un “guajiro tímido, que cuando empieza a cantar se olvida del mundo”. Nos hizo anécdotas sobre Pablo Milanés, Joan Ma­nuel Serrat, Joaquín Sabina, Chico Buarque, Luis Eduardo Aute y Sonia Silvestre.

“Los cacatuses” nunca olvidaremos ese momento junto al autor de “Amigos como tú y yo”, “Acuérdate de abril”, “Murmullos”, entre otros éxitos. Y finalizo con esta oda al optimismo: “No lo van a impedir las soledades, a pesar del otoño, creceremos. Creceremos”.

 

 

1 COMENTARIO