10 deseos para el 2020

0
90

Al llegar un nuevo año todos nos trazamos metas que procuramos hacerlas realidad durante los meses marcados en el calendario.

En Camino también tenemos sueños y los compartimos con ustedes, para que juntos construyamos días mejores en bien del querido pueblo dominicano.

– Para este 2020 esperamos tener instituciones sólidas, que no estén sometidas al vaivén de la politiquería que tanto daño ha causado al desarrollo del país.

– Que desaparezcan los feminicidios que nos presentan ante el mundo como una sociedad que brota violencia por todos lados. Para lograr este objetivo tendremos que trabajar por una cultura de respeto y paz que comience en el hogar.

– Anhelamos que los actos de corrupción, a todos los niveles, tengan consecuencias, y que los responsables paguen por el daño que hacen a los más empobrecidos de esta patria de nuestros amores.

– Que tengamos un sistema judicial que nos mida a todos por igual, y que no mire ­posición económica, política o militar para dictar una sentencia apegada a la verdad.

– Que nuestros jóvenes no encuentren tantos obstáculos para crecer de manera integral, y que el Estado les ofrezca las oportunidades de poner en práctica los conocimientos adqui­ridos en sus años de estudios.

– Que el pesimismo y la frustración no encuentren nido en la mente de tantos dominicanos que perdieron la fe en su país, y piensan que la emigración es la solución a su espe­ranza de tener una vida digna.

– Que la clase política entienda que las actuaciones de muchos de sus integrantes está ­llevando a este pueblo a no creer en la democracia que proclaman, cuyo resultado ha sido la ampliación de la brecha entre ricos y pobres.

– Que se trabaje con firme decisión para tener un transporte público que permita a los usuarios transitar con seguridad, organización y eficiencia. No se puede continuar con este caos que se hace insoportable. Manejar en nuestras calles, autopistas y carreteras es casi un encuentro con la muerte.

– Que las aseguradoras de salud no pongan el lucro por encima del dolor de tanta gente que se siente impotente frente a las decisiones que éstas toman, y que impiden a los usua­rios obtener el servicio cuando más lo necesitan.

– Que los grupos que trabajan por los más pobres continúen multiplicanddo sus acciones en todos los rincones de la Patria. Ustedes están sembrando futuro, mientras hacen del presente una carga más ligera para los excluidos del bienestar social, y a la vez, preparan los surcos para que nazca la cosecha de un nuevo día.

Amigos y amigas, hagamos del 2020 el año de la solidaridad y la entrega hacia los demás. Una República Dominicana mejor es posible, y entre todos podemos construirla.

Feliz año.