Para detener la violencia …  ¿qué esperamos?

0
58

Con cuánta facilidad

hala una mano un gatillo

o empuña aleve un cuchillo

para hundirlo con frialdad;

y sufre la sociedad 

con estos hechos violentos, 

horrorosos y sangrientos 

que ya se han hecho comunes

cual si fuésemos inmunes

a los crueles sufrimientos. 

Movidos por la codicia 

y por las bajas pasiones

o las sociales presiones

de vivir en la inmundicia 

hay gente que se desquicia 

y elige el peor camino:

convertirse en asesino;

y ya en su rol de homicida

segar a otros la vida

sentenciando su destino.

El crimen no es novedad

ha sido un pesado lastre

que ha sumido en el desastre

a toda la humanidad,

y tanta malignidad

se adueña del corazón 

propicia la sinrazón 

de toda acción criminal

que tiene un saldo final:

llanto, luto y desazón.

¿Seguirá nuestro suplicio

como terrible condena

de sufrir la eterna pena

de ver tanto sacrificio?

¿Esperaremos el juicio

de nuestro Creador Supremo 

y esperar hasta el extremo 

de una civilización extinta?

Por lo grave que esto pinta

será muy tarde … me temo.-