El pasado 23 de abril, reunidos en la casa de la familia Reyes Rosario, celebramos la Eucaristía, presidida por Mons. Tomás  Morel y concelebrada por los padres César Filpo y Amauri Rosario, dimos gracias a Dios por los 68 años de Unión Matrimonial de Juan Bautista Reyes (El Bale) y María Francisca Rosario. Sus 92 años de vida y los 37 de Diácono Permanente.

Juan nació el 30 de marzo de 1931 en Lomas de Palos, San José de las Matas, hijo de Juan María Reyes y Mercedes Aybar. Su familia se trasladó a la comunidad de Janey en 1946. María Francisca Rosario nació el 8 de diciembre de 1935, en Janey, hija de Manuel Antonio Rosario y Rosa Delia Polanco.

El 24 de abril de 1954 unieron sus vidas y juntos procrearon 16 hijos, 11 varones y 5 hembras, quienes le han dado 22 nietos y 11 bisnietos. El Bale y doña Francisca fueron de los primeros que hicieron el cursillo de cristiandad en esta zona.

Doña María Francisca tiene las virtudes de sencillez, respeto, discreción y cariño; siempre está atenta a las necesidades de los vecinos, y mantiene la armonía y la unidad familiar. Preocupada por los suyos, a sus hijos les enseñó el respeto a los demás.

Juan Bautista, “El Bale”, se dedica arduamente a la agricultura, cultivando café. Ha dedicado su vida a trabajar por el desarrollo de la comunidad. Sin tener muchos estudios, emprendió luchas para la construcción de la escuela,  del acueducto y de un proyecto hidroeléctrico. A pesar de la edad mantiene el ánimo y espíritu de trabajo, con una brigada de hombres en la limpieza y mantenimiento de los caminos vecinales. También, es un enamorado del Seminario San Pio X, de Licey, Santiago. Con frecuencia lo visitaba y llevaba su ayuda (aportando víveres, un becerro..). Del mismo modo, visita los asilos de ancianos.

Fue Instituido Presidente de la Asamblea en febrero de 1977. Su deseo de servir a la Iglesia no tenía límites, con gran esfuerzo se trasladaba a las comunidades, caminando a pie y en mulo. Dotado de gran sabiduría, siguió preparándose y cada sábado se trasladaba a Santiago para asistir a la Escuela de Diáconos.

El 21 de noviembre de 1985 fue ordenado Diácono Permanente, por imposición de manos de Mons. Roque Adames. Tenía a su cargo el servicio pastoral de varias comunidades a las que acompañaba con alegría y dedicación. No es un hombre de fe improvisada, sus mentores fueron: los padres Vinicio Disla, Eddy, Padre Gregorio Lanz, sj,  y el Padre Guzmán, sj, y por supuesto el Monseñor Roque Adames.

Sus 92 años no lo limitan, todavía sigue trabajando y motivando a los jóvenes para que trabajen y sirvan a las personas de manera desinteresada.

¡Felicidades! Bale y FRANCISCA, por su aniversario de bodas. Y a usted Bale, por su cumpleaños de vida y  de ordenación diaconal. Gracias por testimoniar a Cristo con una vida de amor, servicio y entrega, en la familia, la Iglesia y la comunidad.