EL EVANGELIO EN VERSOS

0
81

XXXI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

El amor de Dios por nosotros

No hay nada que lo compara

Él sale a nuestro encuentro

Como un rayo que se dispara.

Hagamos todos como Zaqueo

Que acude al árbol para ver

Por serle la multitud un bloqueo

De ver aquel que lo va a absorber.

La salvación divina alcanza 

A todas las razas sin distinción

Por eso Jesús nos da esperanza

De que alcancemos la salvación.

Para que Cristo sea glorificado

En nosotros y nosotros en Él

Dejando la vida de pecado

Ha de ser nuestro mayor deber.